Flor y Nico en una estación de servicio de Pilar. Foto: Los Ángeles de la Mañana