A JUGAR. Amoroso y su joystick, listos para la acción.