Federico Hoppe y Macarena Rinaldi. Foto: Gerardo Viercovich (La Nación).