PARA ARRIBA. Los costos de la construcción no paran de subir.