FELICIDAD. Los jugadores de Real posan en el vestuario tras la victoria.