DEBATE. La radical Zakhem, una de las defensoras del proyecto.