Uno de los postes del barrio San Alejo que corre riesgo de caerse. Quedó inclinado tras la tormenta.