MIRADA. Neuspiller, con el Papa, ayer en el Vaticano.