BATERĶA. El docente Mariano Dolora con uno de los alumnos.