POR TECERA VEZ EN PILAR

Bailar bajo el arco iris

Miles de jóvenes participaron del We Color Festival. Hubo música, entretenimientos y espacios de gastronomía.

Bailar bajo el arco iris

MOMENTO. Los asistentes desplieguen los polvos de colores por el cielo del festival.

Miles de jóvenes de Pilar y de distintos puntos de Capital y otras localidades de la zona, vibraron ayer con una nueva edición del We Color Festival, que por tercera vez se llevó a cabo en nuestro distrito. Luego de visitar Córdoba y Mendoza, la fiesta que propone revolear bolsitas de colores para pintar el ambiente, se llevó a cabo en un predio del kilómetro 46,500 de Panamericana. El público, mayormente entre los 18 y los 25 años, pagó $300 pesos para disfrutar y bailar desde las 14 hasta pasadas las 22, mientras por el escenario pasaron DJ y la presentación de El Kuelgue, banda en ascenso que viene de presentarse en Niceto.
Los colores, la atracción principal de la fiesta, se hicieron presente durante toda la jornada en la que, además de la música, se disfrutó de juegos, espacios de descanso y buena comida.En cuanto al line up, los primeros en presentarse fueron Lucas & The Woods, Rocco Posca y Juan Ingaramo, seguidos por El Kuelgue, que hizo bailar a los color riders. Meme Bouquet, Dj Paul, Zingabeat, Maimex & Iannuzzi y Gothie brillaron con su trabajo y continuaron poniéndole buena onda al festival.
Marcas como Kit Kat, Cacharel, Nescafé y Brahma fueron los encargados de decorar el predio donde se llevó a cabo el colorido festival. Se realizaron juegos, puestas en escena para fotografiarse, stands de descanso y hasta una burbuja repleta de almohadas para jugar a la divertida “guerra” entre amigos. Por su parte, los puestos de comida y bebida ofrecieron una gran variedad de platos rápidos: la clásica hamburguesa, choripanes, panchos, pizza y mucho más.
La heterogeneidad de los asistentes fue una de las atracciones principales, donde la alegría y juventud se hizo notar en un ambiente relajado y que invitaba a divertirse de la mejor manera.  El festival se extendió hasta las 22, donde se logró el objetivo de los organizadores: “los rebeldes encontraron un lugar para levantarse contra la oscuridad”.


Trapitos
Personas que se identificaban como ligadas a la organización del evento, cobraban 200 pesos por permitir estacionar los vehículos en las calles aledañas al predio . Lo más llamativo es que actuaron ante la vista de policías y agentes municipales que controlaban el tránsito.  

Comentarios Libres
  1. grafico
    Loa sobrinos del comisario | 13/11/2017 | 13:33
    Responder (0)
    Pos. (0) Neg. (0)
    #1
    grafico
  2. Tapitos: ...actuaron ante la vista de policías y agentes municipales que controlaban el tránsito... ; y el que obligadamente tuvo que pagar; ¿Puede reclamarle el dinero a la municipalidad?