EN VILLA ROSA

Un barrio azotado por la delincuencia pide seguridad

Los comerciantes de Luchetti reclaman presencia policial. Aseguran que deben atender a puertas cerradas. Los vecinos remarcan que los robos son cosa de todos los días.

Un barrio azotado por la delincuencia pide seguridad

CERRADO. Tras el robo Miguel atiende por la ventana o cierra el almacén.

El robo en una despensa a la que le sacaron hasta la máquina de cortar fiambre hizo estallar los reclamos de los vecinos del barrio Luchetti de Villa Rosa. El Diario recorrió ayer la calle Eva Perón, en el extremo contrario a la ruta 25, lugar que los frentistas aseguran es azotado por la delincuencia. Allí, dialogando con los vecinos y comerciantes, ratificaron la falta der patrullaje y el crecimiento del delito, a pesar de la cámara domo del Municipio que está ubicada a pocos metros del comercio asaltado.
“Está muy complicado el barrio por los robos, ya no podemos abrir la puerta para atender a los clientes, lo hacemos por la ventana para protegernos de los ladrones”, explicó Miguel, propietario del comercio asaltado hace dos semanas, cuando durante la madrugada y forzando la puerta los delincuentes ingresaron y se llevaron todo lo que pudieron.
Pero el caso de Miguel no es el único, ya que otros comerciantes de la zona remarcaron que están en la misma situación.
“Nosotros estamos amenazados, ya no podemos abrir la puerta y los clientes se quejan porque no quieren que los atendamos por una ventana”, explicó Florencia, cuyo almacén está a unos cien metros del que fue asaltado.
En tanto, la comerciante contó que se cuidan entre sí, con vecinos avisándose cada vez que ven merodear a desconocidos o “caras raras”, explicó.
Mientras que Julia, que caminaba junto a su nieto, expreso: “ya no se puede ni andar en la calle, ahí en la parada del colectivo le roban a las mujeres, a los chicos que van al colegio, no perdonan a nadie y eso que tiene una cámara de seguridad arriba que no sé para qué está”.

Camino
Basta solo meterse solo unos metros hacia adentro de las calles que atraviesan a Eva Perón, pero que los vecinos remarquen la situación “preocupante” de inseguridad y creció en el último año.
“Mi hermano tuvo este comercio mucho tiempo y nunca sufrió un robo, esto es ahora”, explicó Miguel y agregó: “es algo de todos los días, nos roban a todos, no se salva nadie, la situación económica del país está muy complicada y eso tiene mucho que ver”.
Los comerciantes contaron que hace unas semanas vivieron momentos de tensión cuando un joven, conocido de la zona, ingresó con un arma blanca a robar a un negocio en el que al ver que el comerciante se defendía huyó y fue a robar a otro comercio ubicado a 20 metros: “llamamos a la policía y llegó una hora y veinte después”, contaron.
Según contaron comerciantes y vecinos los delincuentes que azotan el barrio son conocidos y todos saben de ellos, donde viven y en qué lugar encontrarlos.
Incluso el comerciante asaltado aseguró que los buscos por las redes sociales, los encontró, imprimió sus fotos y se las llevó a la policía, “pero así y todo no tuve ninguna respuesta”, aseguró la víctima. 


$22.000
Es el valor de una máquina de cortar fiambre como la que le robaron a Miguel que sin ella no puede trabajar.

El dato
Según vecinos, la policía tardó una hora y veinte minutos tras ser alertada sobre una serie de asaltos con armas que se estaban cometiendo en los comercios.

10
20
Comentarios Libres