DEL VISO

“Lo más triste es que se llevaron las pelotas”

Delincuentes volvieron a robar en el Club Unión. Su presidente Omar Carlotto se mostró muy apenado. Sustrajeron varios elementos.

“Lo más triste es que se llevaron las pelotas”

TRISTEZA. Omar Carlotto, presidente del Club Unión de Del Viso.

Un robo ocurrió en la tarde del miércoles en el Club Unión de Del Viso (barrio La Loma), ubicado entre Florida y Santa Margarita. Delincuentes ingresaron al predio y rompieron la reja de la ventana de la casa del casero, quien se había retirado del domicilio a las 13.30. 
Una vez adentro, se llevaron todo lo que tuvieron a su alcance: desde ropa, zapatillas y dos colchones, hasta dinero que el hombre había escondido entre la ropa. "Me duele que esto lo hayan hecho personas de la zona. Llevarse dos colchones y ropa del casero sólo lo hace gente con pocos valores”, lamentó el presidente de la entidad Omar Carlotto.
Además, los delincuentes irrumpieron en los vestuarios y se llevaron veinte pelotas, tres redes de arcos de futbol nuevas, conos, pecheras de entrenamiento, una bomba de agua, dos inodoros y dos piletas lavamanos. 
Dentro del vestuario de árbitros, los malvivientes quisieron arrancar un lavamanos y un inodoro, destruyéndolos en el intento. Asimismo, "rompieron dos candados del vestuario local y entraron. Ahí únicamente teníamos bolsas con cal para marcar las canchas, pero si hubiese habido algo, se lo hubieses llevado también.”, aseveró Carlotto.
Alrededor de las 17, cuando los profesores llegaron al polideportivo, observaron lo que había ocurrido pocas horas antes. Cerca de las 22 hicieron la denuncia en la Comisaría 3ª de Del Viso, donde se les prometió mayor patrullaje por la zona. 
El mes pasado, el club pasó por una situación similar cuando delincuentes ingresaron a uno de los vestuarios y se llevaron treinta metros de tejido y planchuelas para el alambrado. 
"Me produce indignación que entren a un club para cometer este tipo de hechos de vandalismo. Llevarse la pelota de los chicos es lo más triste de todo. No puede ser que como sociedad ocurran estas cosas.”, concluyó Carlotto. 
1
8
Comentarios Libres