ANIVERSARIO

A 10 años de un caso de gatillo fácil que conmovió a la sociedad

El 23 de diciembre de 2007, la vendedora ambulante Sonia Colman murió por el disparo del oficial Oscar Benítez, que perseguía a dos menores desarmados. El homicida murió preso.

A 10 años de un caso de gatillo fácil que conmovió a la sociedad

LUCHA Y MEMORIA. Las hijas de Sonia Colman, ayer, en la Plaza de Mayo.

En la víspera de la Nochebuena de 2007, Del Viso en particular y toda la sociedad pilarense en general se vio conmovida por la muerte de Sonia Colman, vendedora ambulante que murió por causa del gatillo fácil.
Hoy se cumplen 10 años del hecho, ocurrido el 23 de diciembre de 2007, cuando la mujer –conocida por su intensa actividad social y política, siempre ligada a la izquierda- falleció por el disparo efectuado por Oscar Benítez, un policía que perseguía a dos menores desarmados.
El crimen de Colman, esposa del también militante y vendedor ambulante Antonio Espasa, y madre de tres hijas (Natalia sigue sus pasos y ha sido candidata a intendente y concejal), ocurrió en la esquina de la Avenida Madero (exruta 26) y Valentín Gómez, mientras vendía accesorios de parrilla a los automovilistas que frenaban en el semáforo.
La jornada transcurría con tranquilidad, hasta que en un momento arribaron al lugar tres patrulleros que venían persiguiendo a dos adolescentes de 17 años que intentaban fugarse a bordo de un Fiat 147, luego de robarle la billetera a un hombre.
En inmediaciones de la estación ferroviaria, pleno centro comercial, Benítez se bajó del móvil y con su escopeta calibre 12/70, tipo Itaka, efectuó varios disparos con municiones de guerra, en un lugar que estaba atiborrado de gente que realizaba sus compras navideñas.
Uno de los perdigones le atravesó el pecho a la mujer, quien se encontraba a unos 25 metros del policía y ni se había percatado de la situación. Luego, la víctima fue trasladada de urgencia al Hospital de Pilar, donde finalmente murió por las heridas sufridas.

Condenado
Tras la muerte de Sonia Colman comenzó una larga lucha en pedido de justicia: marchas, murales y diversas manifestaciones, mientras Benítez esperaba el juicio en libertad.
Finalmente, en agosto de 2011, el policía fue condenado por el Tribunal Oral Nº3 de San Isidro a ocho años y medio de prisión. Disconforme con el fallo, la familia de Colman apeló el fallo solicitando prisión perpetua para el policía, algo que fue desestimado por Casación, en una medida polémica que mantuvo la pena impuesta en primera instancia.
Luego de ser sentenciado por la Justicia, fue derivado a un penal de La Plata, en donde estuvo encarcelado hasta marzo de 2015, para luego ser trasladado a la Penitenciaría de Bahía Blanca, ya que comenzó a tener problemas de salud.
Finalmente, Oscar Benítez murió en la cárcel, en octubre de ese mismo año, pocos días después de haber sido sometido a una cirugía por problemas abdominales. 


El dato
Ayer, las hijas de Sonia Colman participaron de un acto en Plaza de Mayo organizado por la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi).

9
5
Comentarios Libres