EN LA LONJA

Asaltaban country de Piquín, le dispararon 12 veces y se salvó

Al ingresar, descubrió al menos a cinco ladrones. Comenzó a tocar bocina y advertir a sus vecinos. Escapó de la balacera y terminó chocando contra una alcantarilla.

Asaltaban country de Piquín, le dispararon 12 veces y se salvó

SMART. El auto del bailarín quedó en una zanja. Ocurrió en el barrio El Habitat.

El bailarín Hernán Piquín resultó ileso tras ser atacado ayer de 12 disparos cuando llegó al country de La Lonja donde vive y descubrió al menos a cinco ladrones en la guardia que mantenían amenazado a uno de los empleados de portería.
Fuentes policiales y judiciales informaron a Télam que el hecho ocurrió ayer madrugada, cerca de las 2.30, en el barrio cerrado El Hábitat, de las calles José Verdi y Carlos Calvo, y el propio Piquín reveló ante la prensa que pensó que lo mataban y que está vivo “de milagro”.
Según los voceros y el testimonio del bailarín a la prensa, todo comenzó cuando pasadas las 2 de ayer regresaba a bordo de su auto Smart de color gris metalizado de la Capital Federal tras participar del programa Showmatch, que conduce Marcelo Tinelli.
“Cuando llego, me abren el portón y veo un personaje que yo no conocía en la guardia con chaleco antibala de la Policía y dije ‘qué raro, qué raro’. Cuando entro veo a tres o cuatro personas más y confirmé que algo pasaba”, dijo Piquín (43) ayer a la mañana en la puerta del country.
El hombre dijo que cuando dio vuelta el auto, se le “vinieron encima”, por lo que aceleró, empezó a tocar bocina y a gritar: “¡Hay chorros en el barrio!”. 
El además conductor del programa Zona Caballos en FM Plaza 92.1, contó que en ese momento le efectuaron “el primer disparo”, tras lo cual aceleró, dobló en una calle y cayó en una zanja.
“Después de eso fueron como diez disparos más. Gracias a Dios estoy vivo. Bajé del auto y corrí porque no sabía si me seguían. Pensé que me mataban”, afirmó.
Comentó que si bien “hubo impactos” en su auto, ninguno de los balazos entró al habitáculo, ni lo lesionó, aunque sí explicó que le duele “el coxis”, por lo que irá a una clínica a hacerse chequeos porque teme estar fracturado.
El artista relató que luego de caer en la zanja, bajó del auto, corrió y, tras saltar dos alambrados, se metió “en la casa de un vecino” que le abrió la puerta y lo refugió en la vivienda hasta que por el chat interno de los vecinos advirtieron que los delincuentes ya se habían ido.
Los investigadores determinaron que al menos cinco delincuentes llegaron con sus rostros cubiertos al lugar pocos minutos antes y habían sorprendido a un empleado de la portería, a quien amenazaron con armas y lo mantuvieron cautivo, junto a un compañero suyo que llegó luego.
Piquín indicó que, de acuerdo a lo que después contaron esos dos empleados, “entraron por el frente a punta de pistola”, los redujeron y “los esposaron”.
“Los guardias nos dijeron que les preguntaban ‘dónde está la plata’ y ‘quién tiene más plata acá adentro’”, dijo Piquín.
El lugar tiene alambrado perimetral, más de 20 cámaras de seguridad y alarma en todo el perímetro, pero el propio bailarín contó que los delincuentes “cortaron todos los cables” para evitar quedar filmados por el circuito de video del country.
Respecto a la reacción que tuvo al darse cuenta que había ladrones en el barrio, el bailarín dijo: “Yo soy así, soy justiciero, a mí no me gustan las injusticias ni las mentiras, lo que primero hice fue lo que me salió. Todos me lo agradecieron”.
“No me puedo sentar, tengo un hematoma en la cola”, dijo el bailarín ante la prensa, donde además explicó que “lo vivido fue una locura, una locura, porque estaban dentro del barrio”.
Ante esa situación, los delincuentes decidieron escapar sin robar nada, dijeron las fuentes policiales, que además agregaron que en el lugar se hallaron 12 vainas servidas: siete de calibre 40 y cinco 11.25.
“Todo fue muy loco porque dispararon descontroladamente. Los delincuentes están en todos lados. Yo dije al momento ¡cagamos, cagamos’. Espero que los atrapen y paguen lo que tengan que pagar”, finalizó.
La investigación se encuentra a cargo de la fiscal María Inés Domínguez, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 descentralizada de Pilar, que caratuló el episodio como una “tentativa de robo con abuso de arma” y hoy le tomará declaración testimonial a los vigiladores y al mismo Piquín. 

1
12
Comentarios Libres
  1. grafico
    muy raro | 09/11/2017 | 22:56
    Responder (0)
    Pos. (0) Neg. (0)
    #3
    grafico
  2. Cuatreros? estos tipos obvio que quisieron dar un susto a toda la población, al menos en ese barrio, porque de haber querido cometer un hecho mayor por la intensidad de los disparos; el número de atacantes - supuesto- que vió la victima, etc...; -si no pasó a mayores fue porque no quisieron-. Ah, quizas profesionales eran, o se supone; pero por que no cometieron un hecho mayor, es el interrogante?. mmmm
  3. grafico
    Diego | 09/11/2017 | 11:09
    Responder (0)
    Pos. (0) Neg. (0)
    #2
    grafico
  4. Che nombre ¿y vos que sabes tanto fuiste a denunciar los de los cuatreros? por que aca escribe cualquiera pero hay que poner el gancho en la denuncia tambien
  5. grafico
    Nombre | 09/11/2017 | 08:22
    Responder (0)
    Pos. (0) Neg. (0)
    #1
    grafico
  6. Esperemos que ahora que le toco a un famoso los agarren ya que son los mismos (cuatreros que se fueron perfeccionando) que vienen robando en todos los barrios cerrados de la zona hace mas de un año.