Nuevamente el dolor golpea a la familia Berardi

El hermano de Matías, joven que fue secuestrado y asesinado en 2010, sufrió un paro cardiorrespiratorio el pasado miércoles. Se encuentra en coma farmacológico en el Hospital Austral.

Nuevamente el dolor golpea a la familia Berardi

Matías Berardi tenía 16 años cuando, a fines de septiembre, fue secuestrado y asesinado. El joven jugaba al rugby en el club delvisense Deportiva Francesa y volvía de una fiesta de egresados cuando lo levantaron sobre la Ruta 26. Hoy, el dolor vuelve a sacudir a sus familiares porque su hermano Lucas (18) sufrió un paro cardiorrespiratorio y se encuentra internado en coma farmacológico en el Hospital Austral.

El trágico hecho sucedió el miércoles a la tardecita cuando Lucas, que juega en la M-19 del mismo club que su hermano Matías, se encontraba haciendo ejercicio en un gimnasio de Vicente López.

De inmediato fue llevado a un hospital de esa zona, pero luego sus padres decidieron trasladarlo al Hospital Austral, donde trabajan médicos de Deportiva Francesa.

Aunque pudieron sacarlo del paro, su estado es gravísimo y se encuentra en estado reservado, aunque los profesionales que lo están atendiendo son optimistas. Según pudo saber El Diario, el joven continúa dormido y sigue con soporte cardíaco.

El caso

El 28 de septiembre de 2010, cerca de las 5.30 de la mañana, Matías Berardi, que en ese entonces tenía 16 años, fue secuestrado al bajar del colectivo para ir a su casa, en Ingeniero Maschwitz. El adolescente volvía de una fiesta de egresados que se había realizado en un boliche de Capital Federal; la combi en la cual regresó lo dejó en Ruta 26 y Panamericana (ramal Pilar), y allí decidió tomarse un colectivo para ir a su casa, sobre la misma ruta a la altura de la localidad escobarense, pero nunca llegó.

Aunque los secuestradores pidieron dinero y llegaron a negociar con sus papás, Juan Pablo e Inés, en la noche de ese mismo día cortaron las comunicaciones.

Finalmente,el 29 de septiembre la policía encontró el cuerpo de Matías en un descampado de Campana. Al poco tiempo se supo que había podido escapar de una casa de Benavidez en la que lo tenían secuestrado, pero ningún vecino creyó en los pedidos desesperados del joven, que volvió a ser recapturado por sus secuestradores.

 

 

8
14

Valorar esta noticia

0% Satisfacción
4% Esperanza
56% Bronca
35% Tristeza
0% Incertidumbre
3% Indiferencia
Comentarios Libres
  1. grafico
    martin | 25/11/2017 | 12:37
    Responder (1)
    Pos. (1) Neg. (-1)
    #2
    grafico
  2. pobre muchacho una vida por delante! pero fuerza y mucha fe! que nada es imposible! desde aqui todos mis buen os deceos al chico y a la familia! que seguro se va a recuperar