La solidaridad se multiplica

Hoy comenzó la construcción del cuarto para los hermanitos de Presidente Derqui. Y siguen recibiendo la ayuda de decenas de pilarenses.

La solidaridad se multiplica

No hay nada que pueda contra la sonrisa de un niño y, en el caso de Nicolás (9) y Lautaro (8) que sufrieron la pérdida de su mamá y su papá, el regalo de una sonrisa vale más que cualquier otra cosa. Fueron decenas de pilarenses los que, quizás sin saberlo, lograron obsequiarles un pedacito de felicidad a dos hermanitos que solo se tienen el uno al otro.

Hoy, unos días después de haberse dado a conocer la noticia, comenzó la construcción del nuevo cuarto en el que Nico y Lauty podrán dormir. Esta vez no lo harán con su mamá, pero lo harán con el amor y el cariño de mucha gente que, sin conocerlos, se conmovió con su historia y decidió darles una mano.

Ana Bueno, que sigue firme a su lado, volvió a comunicarse con El Diario para contar cómo continúa su vida después del aluvión de colaboración que recibieron. “Para los nenes ya mi marido y yo somos sus tíos, de hecho así nos tratan y nos quieren acompañar a todos lados. La verdad es que fue tanta la ayuda que recibieron que todavía no lo podemos creer, y siguen llegándonos mensajes y llamados de gente que quiere aportar”.

Cuando El Diario llamó a Ana, estaba junto a su esposo yendo a buscar a un arquitecto y un grupo de amigos a una estación de servicio del cruce de Derqui para llevarlos hasta la casa de los chicos y empezar a poner manos a la obra.

“Transur también ofreció ayuda y aportó materiales para la construcción, y mucha gente donó colchones, almohadas, camas, ropa y juguetes, de hecho tuvimos que rechazar varias cosas porque los nenes no daban abasto”, explicó la fundadora del merendero “Chicos Felices”.

Ahora lo que van a necesitar es pintura para el cuarto, y, de ser posible, elementos de grifería ya que Nicolás, Lautaro, sus tíos y primos tienen que ir a un baño improvisado que está fuera de la casa. “Eso está lleno de moscas, queremos que tengan un baño como la gente, como merece cualquier persona, así que si alguien puede colaborar con eso y con el tema de la electricidad, estaría todo en condiciones como para que puedan tener una vida digna”.

Amor

Los nenes están muy contenidos por su propia familia, por la familia de Ana Bueno y por muchos vecinos que les dan amor incondicional, ese amor que solo una madre sabe dar y que, aunque ellos perdieron, ahora se multiplicó en muchos otros corazones que laten por los dos. Todos unidos con un solo objetivo: que logren sobrellevar el dolor, y puedan tener una vida llena de risas y juegos como debería tener cualquier niño. 

Por otro lado, bien vale destacar la labor del  tío, que mantuvo un perfil bajo pero se está encargando de la salud de sus sobrinos como si fuera un padre. “Él los lleva a hacer los estudios, va a buscarlos y está siempre presente”, destacó Ana, que recalcó que la secretaría de Salud de la comuna está haciendo un seguimiento exhaustivo de la situación de los menores.

Así, muchas manos se trenzaron mostrando, una vez más, que la solidaridad es parte del gen argentino.

Contacto

Ana Bueno: (011)-15-6239-1200.

 

46
1
Comentarios Libres