Pilar Joven

Entre el fuego y la pasión

Emanuel Bonomi tiene 23 años y hace 14 que forma parte del cuartel central de los Bomberos de Pilar. A pesar de que es licenciado en Seguridad e Higiene, asegura que ser bombero es la columna vertebral de su día a día.

Emanuel Bonomi tiene 23 años y pasó más de la mitad de su vida en un cuartel de bomberos, entre el sonido de las sirenas, y la vorágine de cada nuevo servicio por cumplir. Aunque es licenciado en Seguridad e Higiene, profesión que desarrolla en la actualidad, reconoce que su vida gira en torno a los bomberos porque para él se trata de un un estilo de vida, es la columna vertebral de su día a día.

¿Cómo arrancó tu camino dentro de los bomberos?

Ingresé con 9 años, como cadete menor de la institución. Eso fue en el año 2003 y estuve desde ese momento hasta hoy de manera ininterrumpida y espero seguir así por mucho tiempo más.

Si me preguntás por qué entré, creo que lo hice por esa locura que tenés cuando sos chico. ¿Viste cuando le preguntás a un nene qué quiere ser cuando sea grande y te responde bombero, médico o policía? Bueno, en mi caso no quedó solo en esa pequeña locura sino que me mandé y entré y mi familia por suerte me acompañó siempre.

Hoy, habiendo pasado 14 años, puedo decir que el asombro y la curiosidad que se me despertaron al entrar, siguen vigentes y eso es lo que me permite seguir avanzando.

Entendiendo que es un trabajo voluntario y, por cierto, muy sacrificado, ¿qué significa para vos ser bombero?

Para mí es un estilo de vida, supongo que eso tiene que ver con el tiempo que hace que estoy y por la edad a la que comencé pero yo acomodé mi vida a ser bombero y no viceversa. Hice mi vida alrededor de esto; mis estudios los adecué de modo tal de no tener que abandonar bomberos, el trabajo lo trato de ubicar de forma tal de poder seguir desempeñando mi tarea en el cuartel y así con todo. Creo que lo definiría como la columna vertebral de mi día a día a pesar de que a veces amoldar todas mis actividades a esto implica esfuerzo, pelea y sacrificio, pero es la vida que elijo.

¿Y qué tipo de preparación requiere?

Yo entré muy chico así que la preparación consistió en varios años de cadete menor, aprendiendo en la escuela que sigue funcionando y de la cual soy director, y básicamente implica estudiar, conocer lo que vas a hacer en un futuro y, finalmente, toca la parte de hacer el curso  de ingreso para, al momento de cumplir la mayoría de edad, comenzar con los servicios.

Igual, la realidad es que la preparación es constante, no termina nunca. Uno sigue estudiando, rindiendo categorías, preparándose para ascender. Es una capacitación eterna que recorre toda la carrera como bombero.

Para los que entran ya más grandes, el proceso preparatorio es similar: se cursa un ingreso que dura un año, se rinde y a partir de eso pasás a formar parte de la fila del cuerpo de Bomberos. 

¿Y qué le dirías a alguien que tiene ganas de ser bombero pero no se anima?

Lo que le diría es que es mejor probar y darse cuenta que no es lo de uno que quedarse con la duda eterna de si lo es o no. Por ahí muchos piensan que no tienen la capacidad para serlo pero la única manera que se tiene de saberlo o no es estando adentro.

¿Son muchos los jóvenes que deciden dedicar una parte importante de su vida al servicio?

Sí, la realidad es que hay una población joven muy importante. Y esto es fundamental porque Bomberos es una institución que se nutre del empuje, la garra y las ganas de aquellos que la conforman. Que haya gente que se anime a dar el paso y entre aportando nuevas ideas, con nuevas ganas de laburar, con curiosidad, es un motor. Y es clave el equilibrio que se da entre la experiencia de los que están hace muchos años y se la transmiten a los nuevos y las ganas de los que recién arrancan que aportan una mentalidad fresca.

 

Y así culmina esta entrevista. Emanuel continúa viviendo entre su profesión y su pasión, con la curiosidad intacta y las ganas de seguir colaborando con los vecinos de Pilar, impulsando a los más chicos a brindar su vida para ayudar a los demás.  

Galería de fotos
46
5

Valorar esta noticia

10% Satisfacción
86% Esperanza
0% Bronca
0% Tristeza
0% Incertidumbre
2% Indiferencia
Comentarios Libres
  1. grafico
    Alicia Beatriz Perez | 22/05/2017 | 10:09
    Responder (0)
    Pos. (0) Neg. (0)
    #2
    grafico
  2. Cuánta gente valiosa que tenemos y que nos llenan de orgullo !!!. Está muy bueno que El Diario nos los haga conocer. Cuando era chica, fui bombera por 5 ó 6 meses y ensayábamos en el gran espacio que el chalet de la flia. Martínez tenia bajo suelo.
  3. grafico
    Quemando hojas en la zanja | 17/05/2017 | 15:45
    Responder (0)
    Pos. (0) Neg. (0)
    #1
    grafico
  4. Ojalá algún día llegue a ser profesional y se les paguen bien y asi pueden estar mejor preparados y conservar esas ganas y voluntad que le ponen. Porque al final son los unicos que acuden cuando un vecino los llama; y de colaborar pocos se acuerdan despues. Arriesgan la vida, siempre atentos. Buen ejemplo este muchacho.