Esteban Rivera

Todo nació en las calles de Astolfi

Empezó a correr en las calles de la localidad para mejorar el rendimiento en el fútbol. Así descubrió su pasión. Hoy es uno de los atletas pilarenses de mayor proyección.

Todo nació en las calles de Astolfi

EN EL CENARD. Se levanta todos los días a las 4 para ir a entrenar.

Esteban Rivera descubrió el atletismo por casualidad, cuando con un amigo comenzaron a correr por las calles de Villa Astolfi  para mejorar su rendimiento en el fútbol y estar mejor físicamente. Al tiempo, en noviembre del 2013, corrió la maratón “Sandra Almirón” que se hizo en Derqui y nunca más paró: había descubierto su pasión.
Integrando el grupo Pilar Corre, conoció a personas que lo llevaron a Federación Atlética Metropolitana (FAM). En 2014 y 2015, logró clasificar en los torneos nacionales que se llevaron a cabo en San Juan y Mendoza, respectivamente, representando a la agrupación Los Ñandúes. En 2016 fue subcampeón Nacional en Mar del Plata como juvenil. Al año siguiente, visitó Rotterdam en el rol de pacer (acompañante) de Mariela Ortiz, deportista de Nike, completando los 42 kilómetros del Maratón de Holanda.
Actualmente, representa a la marca New Balance e integra Fer Team Track & Field, una nueva agrupación atlética que se sumó este año a la FAM, cuyo mentor, director general y técnico es Fernando Díaz Sánchez (ex entrenador de Los Ñandúes).
Además, Rivera estudia Profesorado de Educación Física en la Universidad Nacional de José C. Paz. En el poco tiempo que le queda entre viajes, entrenamiento y cursada; lo destina a “hacer changas de lo que sea” para solventar sus gastos, esperanzado en poder conseguir un trabajo estable que le garantice un ingreso fijo. “Es todo un sacrificio lindo, que disfruto hacerlo”, destaca el atleta que señala a la fe y al trabajo como pilares para alcanzar sus metas.

Entrenamiento
El reloj de Rivera suena todas las mañanas a las 4 para poder estar a las 7 en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CeNARD) en el barrio porteño de Núñez, donde realiza trabajos de velocidad y potencia en pista. Por las tardes, complementa el entrenamiento con una rutina de ejercicios en un gimnasio de San Miguel o saliendo a correr para reforzar todo lo que es trote y fondos de distancia por las calles de su Astolfi natal.
Para romper con los esquemas y como parte de su preparación, este verano participó del Cruce de Tandilia, una competencia de aventura por senderos, caminos rurales y sierras, en la que pudo lograr el podio en la categoría 10K.

Metas
Rivera esta mentalizado en realizar las marcas para clasificar al Torneo Nacional y correr 5.000 metros. Soñando un poco más a futuro, la meta es competir en un maratón de 42 kilómetros en el 2023. “Mi prioridad es entrenar, tengo que aprovechar estos años”. El 10 de marzo, además de cumplir 21 años, será su próxima competición en 800 y 1.500 metros en el Torneo Apertura que depende de la FAM. El objetivo es “mejorar el reloj”. Otra oportunidad de demostrar una buena performance será el 3 de junio cuando corra los 15 kilómetros en la carrera organizada por New Balance, en Rosario. 
 

Comentarios Libres