Rally Dakar

El hijo pródigo trajo la medalla

Roberto Naivirt fue recibido por su gente en Del Viso, tras completar su 2º Dakar en 8 participaciones. “Fue muy emotivo encontrarse con la gente que te quiere”, expresó.

El hijo pródigo trajo la medalla

Después de completar su segundo Rally Dakar en 8 participaciones, Roberto Naivirt fue recibido como un “héroe” por amigos, familiares e hinchas que se acercaron el domingo por la noche a la bajada del puente de la ruta Panamericana y 26, en Del Viso, para darle la bienvenida y agradecerle por la medalla.
Aquel 2014 (primera vez que completó la carrera) quedará en el recuerdo, ya que para el Panadero el de este año fue muy emotivo. “La recepción en Del Viso fue muy emotiva, muy lindo encontrarse con amigos, con la familia. La verdad que no lo esperábamos. Fue muy emotivo encontrarse con la gente que te quiere”, le contó a El Diario.
“Este año por suerte se dio. Los últimos años veníamos bastantes complicados. Así que la felicidad fue enorme, más allá de que uno todavía no cae de todo lo que hizo”, reconoció Naivirt sobre haber llegado a la meta final, en Córdoba.

Confianza
Naivirt completó los casi 9.000 kilómetros del Dakar “Perú-Bolivia-Argentina” en el puesto 39º en la categoría Autos. Pero según resaltó: “El puesto donde termines es lo de menos, porque uno quiere llegar.”
El Panadero se tuvo una fe enorme, y más porque confió en su equipo, principalmente en su navegante Alejandro Schilling. “Logramos el objetivo porque confiaba en el equipo. En la preparación en todo sentido del vehículo, del personal. Fue un trabajo en conjunto que rindió su fruto.”
-Cuándo estaban llegando a la meta en Córdoba ¿qué fue lo primero que pensaste?
- Primero fue una emoción muy grande, una satisfacción por haber cumplido el objetivo después de tanto esfuerzo. Por algo pasan las cosas. Tantas horas sin dormir, de preparación, al final tienen su premio. Gracias a la perseverancia, al trabajo, al sacrificio, siempre estuvimos convencidos de llegar al final. 
“En ningún momento dudé, sabíamos que íbamos a terminar. Desde que salimos de acá, hasta en las adversidades, con tantas roturas que sufrimos a lo largo de la prueba, sabíamos que íbamos a ganar la medalla”, expresó.
“Físicamente terminamos bien, un poco cansados porque los últimos días se nos había complicado un poco. Apenas dormimos 7 horas en 3 días. Pero todo eso ya quedó en un segundo plano cuando lográs el objetivo”, contó Roberto por cómo terminó físicamente tras 15 días de competencia.
“De los 8 rallys que corrí fue el más difícil. Por las etapas que eran (14 en total) por la forma en qué se planteó la carrera, fue muy difícil, con muchísimas dunas, mucha navegación. Nada que ver a los anteriores que tenías más pista, por caminos de rally. Solo la última etapa de 120 kilometros tuvo un camino de rally. Hay gente que hace 15 años que corren y coincidieron en que fue el más difícil, aparte también por la gran cantidad de abandonos que se dieron”, confesó.
-¿Cuál creés que fue la etapa más dura para ustedes?
- La etapa más dura fue en Belén, en Argentina, después de la de Fiambalá y San Juan. Perú fue complicado por las dunas, pero tenés la posibilidad de buscarle la vuelta. Pero en Belén no tenés eso, sí o sí tenés que subir por ese lugar, es muy estrecho. Aparte de sumarle el intenso calor que no hizo en Perú y Bolivia. 


Jubilación
Naivirt analiza la posibilidad de que este haya sido el último Dakar de la Toyota Hilux, después de afrontar 8 competencias consecutivas. “Hay que cambiarla porque ya es un modelo viejo. Pero depende mucho más de los sponsors. Esta era la más antigua que corrió el Dakar. Pero me dejó la satisfacción de haber llegado contra otras que eran nuevas y se quedaron a mitad de camino”, contó.
 

Galería de fotos
4
5
Comentarios Libres