Torneo Clausura

Un campeón con altura

Marcos Riquelme se consagró con Bolívar. Marcó el gol del 1-1 ante Nacional Potosí, que aseguró el título en el fútbol de Bolivia. “Siempre va a quedar grabado en mi memoria”, dijo sobre su primera corona.

Un campeón con altura

TÍTULO. Riquelme da la vuelta olímpica al lado de la copa de campeón.

Marcos Riquelme gritó campeón con Bolívar, al quedarse con el Torneo Clausura 2017 de Primera División del fútbol de Bolivia. El Pájaro marcó el gol para la Academia, en el empate 1-1 ante Nacional Potosí como visitante y a falta de una fecha, dio la vuelta olímpica por primera vez en su carrera en el fútbol internacional.
De esta manera, el delantero oriundo de Presidente Derqui jugará la Copa Libertadores 2018 -segunda a nivel personal- con el club boliviano, que alcanzó su 28º título en la liga de ese país.
“Siempre va a quedar grabado en mi memoria este título. Ahora vamos a disfrutarlo y a terminar de la mejor manera el último partido (Universitario de Sucre) del campeonato”, tiró el atacante que lleva anotados 7 goles en el certamen.
A Bolívar le alcanzaba con el empate para coronarse, ya que sumó 44 puntos y le sacó 4 de ventaja a su archirrival, The Strongest, a quien no le alcanzó el 6-0 que le aplicó a Real Potosí. Con esta igualdad, la Academia completó 9 choques sin derrotas (5 triunfos y 4 empates).
“Me tocó hacer el gol que nos dio el título, pero el equipo hizo un esfuerzo muy grande durante todo el campeonato y nos llevamos un título muy merecido”, le confesó Riquelme a La liga. Y agregó: “La expectativa era muy grande. Si bien al principio era complicado nunca dejé de trabajar y confiar en mis compañeros. Los resultados después se fueron dando a medida que pasaron las fechas.”
El derquino abrió el marcador a los 13 minutos de la primera etapa, y Nacional lo igualó a los 26’ del complemento a través de otro argentino, Cristian Alessandrini. 
“El partido fue bastante tranquilo para nosotros porque pudimos abrir el marcador rápido. Eso nos permitió manejar la pelota y pese que nos empataron cuando faltaban 20 minutos, sabíamos que el punto nos servía para ser campeón. Después fue todo alegría y lo disfrutamos con los compañeros”, contó Riquelme.

Sueño
Apenas Riquelme arribó a La Paz su gran ambición era salir campeón con Bolívar. “La idea era salir lo más rápido posible y por suerte salió todo como quería. Lo bueno es que mis goles sirvieron para sumar y ayudar al equipo a conseguir el objetivo”, resaltó.
“Llegué a un equipo que estaba armado, que venía de salir campeón (ganó el Apertura) y las expectativas eran conseguir otro título. Gracias a Dios se dio, hay un grupo humano muy bueno y conformado por excelentes jugadores. Todo se hizo mucho más fácil. El hecho de que nuestro clásico (The Strongest) haya quedado 2º fue un plus aparte. Pero estamos muy contentos por el bicampeonato”, valoró Marcos.

Altura
Además de lograr la adaptación para insertarse en un nuevo grupo de trabajo, Riquelme también tuvo que acondicionarse a jugar en la altura de La Paz (3.600 metros sobre el nivel del mar). “Me costó adaptarme al principio porque venía de una lesión en la rodilla. Pero cuando me aclimaté respondí a las expectativas del técnico (el español Beñat San José).
A Riquelme le queda completar la última fecha ante Universitario de Sucre para luego tomarse unos días de licencia y disfrutar de la familia. “Iré a Derqui a pasar las fiestas con mi familia y amigos, disfrutar de algunos días de vacaciones para luego volver y empezar a trabajar de cara al lindo desafío que es la Copa Libertadores”, cerró. 

8
0
Comentarios Libres