Básquet

Desahogo en casa

Derqui venció 69-67 a Zárate, en tiempo suplementario, para lograr su primer triunfo de local en el Federal. Gutiérrez (26) fue la figura de una dramática definición.

Desahogo en casa

26 PUNTOS. Gutiérrez fue el jugador de la noche para el triunfo rojinegro.

Presidente Derqui se quedó con un dramático desenlace y le brindó su primera alegría a su gente en la División Bonaerense del Torneo Federal de básquet.
Pero para desatar el festejo y largar el desahogo hubo que sufrir 45 minutos de un encuentro a pura adrenalina, cambiante y sin conocer el destino final hasta el último segundo.
El Rojinegro le quitó el invicto a Zárate Basket con un 69-67 en tiempo suplementario, después de estar a punto de perderlo, de ganarlo y no poder cerrarlo en varias oportunidades.
El cierre de los 40’ reglamentarios fue increíble. Derqui se adelantaba 58-54 y disponía de varias oportunidades de sentenciarlo desde la línea de libres. Sin embargo, falló 4 de 6 intentos y le abrió las puertas al empate zarateño.
Facundo Pascolatt, una pesadilla de encuentros pasados, lo dejaba a un doble a Zárate. En el último ataque de la visita, con el Rojinegro teniendo faltas para dar, dejaron jugar el uno contra uno de Actis que anotó y recibió falta.
El juego quedaba 60-60 a 2 segundos de la chicharra final y el pivote de Zárate tenía un tiro libre para pasar al frente. Lo falló y le volvió el alma al cuerpo a los derquinos.
En la prórroga, Zárate se adelantó con dos libres y respondió Maxi Gutiérrez (la gran figura de la noche) con una bomba fundamental para volver a poner al frente al local.
Leo Peralta con un gancho y un par de libres de Baquero devolvían la tranquilidad a Presidente (68-64).
Pero, siempre hay un pero para sufrir en la calle Dorrego. Una buena defensa le daba prácticamente la victoria a los Rojinegros, sin embargo, se apuró en meter una contra Peralta, la robó Zárate y a la carrera metió un triple López para aplacar la euforia derquina.
La visita cortó con falta quedando 1,9 segundos. Peralta metió el primero y tiró a fallar el segundo para que corriera el reloj. Pero los árbitros interpretaron una invasión de Gutiérrez en el rebote y le dieron una oportunidad más a Zárate. Facundo Madoz intentó un triple de larga distancia que tenía buena parábola, pero fue desviado. Recién ahí, los corazones rojinegros volvieron a latir y desataron el festejo en la calle Dorrego. 

Comentarios Libres