Básquet-Provincial

El Rojo lo hizo Astilla

El Rojo lo hizo Astilla

CARITAS FELICES. Sportivo y su festejo en Ensenada.

Sportivo se reencontró con el triunfo en Ensenada para revitalizar su regreso al Provincial de Clubes de Buenos Aires. El Rojo visitó a Astilleros y lo superó 88-69 en el cierre de la primera ronda de la Zona 3, para recuperar terreno.
Contó con una gran noche de Luis Díaz, que ajustó su puntería a distancia como en las mejores épocas (7-9 en triples) para ser uno de los goleadores con 21 puntos.
Federico Michelini con su potencia (23) fue el principal anotador de los dirigidos por Sebastián Silva y se complementó con otra buena noche de Alejandro Mena (18).
Los de la Avenida necesitaban rehabilitarse tras las tres derrotas consecutivas que llevaban hasta Ensenada y la construyeron a partir de una solidez que no habían encontrado todavía.
Ganaron el primer cuarto (17-15), aumentaron en el segundo (39-28) y no hubo bajón de tensión en el tercero. Por el contrario, el Rojo lo aplastó en ese tramo con un parcial de 33-18 que llevó la máxima a 71-44.
Los triples en cadena de Díaz (3), Michelini y Hasenauer le dieron vuelo a las ofensivas para poder sacar la mejor versión de Sportivo en este Provincial.
La goleada sirve como desahogo y también para recuperar uno de los dos encuentros con traspié en casa, pensando que ahora le quedan dos salidas más a la ruta: Chivilcoy y San Nicolás, comenzando la rueda de las revanchas.

Los nombres
Astilleros Ensenada: Juan Varela (9), Sebastián Díaz (22), Pablo Bendel, Leonardo Pujol (12), Rodrigo Navazo (1); Nicolás Freijo (11), Esteban Gomes, León Silles, Juan Riente (3), Nicolás Álvarez, Federico Alonso (3) y Martín Celi (8). DT: Leandro Marcos.
Sportivo: Francisco Ruíz (6), Federico Michelini (23), Leandro Hasenauer (8), Luis Díaz (21), Sebastián Mena (18); Alejo Fioretto (8), Juan Pablo Cáceres (2), Agustín Caressi, Lautaro Scheffer, Pablo Díaz, Franco Lorge y Máximo Parodi (2). DT: Sebastián Silva.
Parciales: 15-17, 13-22 (28-39), 18-33 y 23-16. Árbitros: Carlos Merchan y Julio Villacorta. 

Comentarios Libres