YA VOLVIÓ AL COLEGIO

Después de cinco meses, Leonel dejó el hospital

El nene, de 7 años, necesitaba de un Bipap para que le den el alta. Una semana atrás se lo entregaron. Y pudo volver a su casa. La familia agradeció el apoyo de la comunidad.

Después de cinco meses, Leonel dejó el hospital

Juntos. Leonel y su papá, Leonardo. Están felices y gradecidos.

En marzo de este año, Leonel Núñez, un nene pilarense de 7 años, debió ser internado en el Hospital Gutiérrez por un problema de salud: además de padecer un extraño síndrome llamado Arnold Chiari de tipo I, presumiblemente, causado por un trastorno de Siringomielia, sufre apneas centrales del sueño. A raíz de esta patología, los médicos debieron informarles a sus padres que la única manera de que pudieran darle el alta al niño, sería con un aparato Bipap, soporte de ventilación mecánica que impide que se quede sin respirar mientras duerme.
Finalmente, y tras una larga lucha, una semana atrás los Núñez recibieron la grata noticia. “Golpearon la puerta de casa y dijeron que venían a entregar un equipo de ventilación para Leonel y no lo podíamos creer”, contó Leonardo, padre del menor.
Sin dudarlo, fue directo hacia el hospital en donde los especialistas vieron el aparato y lo probaron en Leonel. Afortunadamente, el pequeño respondió bien y después de pasar una noche internado, le dieron el alta.
“El día que salió, después de más de cinco meses adentro del hospital, no lo podía creer. Está muy contento y tenía muchas ganas de volver a la escuela donde lo recibieron muy bien, aunque ahora tiene que volar para ponerse al día, pero es un niño muy inteligente” agregó el papá, visiblemente emocionado.
Y es que, claro, no hay nada mejor para cualquier chico que crecer acompañado de sus amiguitos, sintiéndose uno más. Y más allá de que fue el ministerio de Salud de la Provincia quien brindó el Bipap, Leonardo sabe que sin el acompañamiento y apoyo emocional y económico de los mismos vecinos, no podrían haberlo logrado. En este sentido, expresó: “A la gente que colaboró les estamos eternamente agradecidos. Este logro fue de todos, de la gente que se acercó, que nos escribió y nos apoyó”. Y agregó: “No nos quedamos de brazos cruzados esperando a que el aparato llegue porque no queríamos que el caso de Leonel quede archivado en un expediente”.
Ahora, el miedo que tienen es que se corte la luz. Por esa razón, como Leonel pasó a ser un nene electrodependiente, ya comenzaron los trámites y debieron entregar un formulario a Edenor, porque necesitan un grupo electrógeno. “Estos días estuvimos rezando porque no pase nada”, reconoció el hombre.

Trabajo
Además de la preocupación por la salud de su hijo, Leonardo es el sostén de la familia pero hace un tiempo está sin trabajo. Aunque es peluquero, se ofrece a trabajar “de lo que sea” para poder seguir manteniendo a su esposa e hijos. En caso de poder colaborar, comunicarse con él al (011)-15-4175-9941. 

Comentarios Libres