ONG

El sueño de ayudar cumple una década

Fundación P.I.B.E.S llegó a los 10 años trabajando para brindarles oportunidades a los que menos tienen. Colaboran con organizaciones de Pilar. Y cuentan con apoyo desde EE.UU.

El sueño de ayudar cumple una década

TIERRA COLORADA. Esteban Charpentier en uno de los viajes a Misiones.

Hace 10 años, Esteban Charpentier y un amigo, decidieron cambiar palabras por acción y comenzar un proyecto de inclusión para chicos y chicas de bajos recursos. Así nació la Fundación P.I.B.E.S que colabora con distintas organizaciones sociales de Pilar, Cañuelas, Misiones y Santiago del Estero, entre otros lugares.
“Soy abogado y después de pasar muchísimas horas de mi vida en Tribunales, con un amigo que vive en Estados Unidos se nos ocurrió comenzar un proyecto con la idea de darle nuevas y mejores oportunidades a personas con menos recursos; me acuerdo que lo primero que me dijo mi amigo fue ‘quiero devolverle a Argentina, lo que Argentina me dio’, y así nacimos”, le contó Esteban a El Diario.
Así, con sustento financiero proveniente de un grupo de argentinos radicados en Norteamérica, Fundación P.I.B.E.S apoya a distintas organizaciones culturales y sociales sin fines de lucro, que luchan día a día por brindarles un mejor futuro a niños, adolescentes y adultos.
Además de tener presencia en merenderos, hogares e instituciones de lugares como El Dorado, en Misiones, o Río Hondo, en Santiago del Estero, tanto Esteban como su grupo de colaboradores y talleristas, trabajan en Buenos Aires. “La idea inicial era hacer un hogar para chicos de la calle en Capital Federal, pero no pudimos seguir con ese proyecto, así que arrancamos en Cañuelas, donde comenzamos reformando un club de barrio y con el correr del tiempo llegamos a formar un hogar de día y damos talleres de todo tipo, hasta de huertas orgánicas”, detalló Esteban que, como es pilarense, le pareció razonable aportar un granito de arena también en su ciudad.

Local
“Empecé vinculándome con la biblioteca Palabras del Alma, dando un taller de poesía que no funcionó. Pero me quedé enganchado con ellos, así que cuando empezaron a construir la sede de Peruzzotti, colaboré con eso. Esos fueron los primeros pasos de la fundación en Pilar, y hoy colaboramos con IntegrArte, con el merendero Chicos Felices de Ana Bueno y con el polideportivo de Derqui, que fue un caso especial”, sumó.
Fue al ver a un grupo de chicos jugando al béisbol con una pelota de trapo y palos de escoba que a Esteban se le ocurrió contactarse con Matías Godoy, profesor de softball de un grupo de chicas del polideportivo, y Daniel Gómez, que es el presidente de la institución, para hacer una cancha en la que los chicos pudieran jugar. “En ese momento lo primero que hice fue mandar una foto a Estados Unidos y mostrarles cómo estos chicos jugaban al béisbol, un deporte que allá es muy popular pero acá la verdad que no”.
La respuesta a esa foto fue el arribo de un bolso con bates, pelotas y manoplas para el grupo de niños. Y, luego, la inversión para hacer una cancha “como la gente” para que los derquinos puedan practicar este deporte en unas instalaciones acordes a su pasión.
La inauguración de la cancha, con vestuarios nuevos y un corredor aeróbico fue el pasado 23 de diciembre, y en los próximos días ya estarán listas las parrillas para que los padres puedan disfrutar de un asado mientras miran a sus hijos jugar.
Además de continuar brindando talleres, la nueva obsesión de Esteban y su equipo es construir un centro comunitario. Pero, aunque los planos y el aporte económico están listos para arrancar, todavía no lograron que el Municipio les ceda un terreno ubicado en Nicaragua y América, del barrio Monterrey de Presidente Derqui, para poder poner manos a la obra.
En este sentido, Charpentier fue categórico: “No entiendo cómo se manejan los políticos, todo se hace mucho más lento de lo que debería, hay mucha desidia. Y la realidad es que queremos hacer esto para que los vecinos estén mejor, y puedan acceder a servicios que hoy por hoy no tienen, pero se ve que están acostumbrados a actuar de otra manera y piensan que si queremos hacer algo por otros, estamos buscando sacar un beneficio de eso”, apuntó. Por otro lado, en estos días iniciarán las obras para refaccionar la Casa del Niño “7 de Mayo”, del mismo barrio derquino. 

Contacto
Se puede ayudar ofreciéndose como tallerista o proponiendo ideas, o bien comprando el libro “Oír ese río”, que reúne poemas de 126 escritores de 59 países y en 29 idiomas y tiene un costo de $500. Con lo recaudado se plantan árboles y se realizan distintos tipos de obras en hogares, merenderos y centros comunitarios. En cualquier caso, comunicarse a través de su página de Facebook Fundación PIBES o al teléfono (011)-15-4371-0414.

2
0
Comentarios Libres