Entrevista

Rocío Duarte, la terapeuta de la sonrisa

Estudiante de trabajo social, lo suyo es la labor comunitaria. Colabora en organizaciones sociales. Como payamédica, regala sonrisas a grandes y chicos.

Rocío Duarte, la terapeuta de la sonrisa

SONRISA. Rocío Duarte, lleva salud y alegría donde se necesita.

Muchos conocerán la película Patch Adams en la que Robin Williams interpreta a un médico que utiliza la risa como paliativo. Esta historia está inspirada en la vida del doctor Hunter Doherty Adams, conocido como el médico de la risoterapia.
En nuestro país existe una asociación civil, llamada Payamédicos, que tiene como objetivo lograr la "desdramatización del medio hospitalario”. Así, jóvenes de distintas procedencias, dedican su vida a alegrar la vida de pacientes de hospitales, maternidades y salas de primeros auxilios, regalándoles el tesoro más preciado para cualquiera: la risa.
Rocío Duarte, pilarense y casi trabajadora social, ingresó a Payamédicos el año pasado después de que un amigo le contara de qué se trataba. Atraída desde sus primeros años por la labor comunitaria, no lo dudó y, junto a dos amigas, se inscribió para realizar el curso en Escobar.
- ¿En qué consiste el curso de Payamédico?
- Es un curso que está compuesto de dos partes, por un lado la teatral y, por el otro, la médica. La duración es de seis meses y se cursa solo un día a la semana. Una vez que se termina, se realizan cinco meses de pasantía obligatorios.
- ¿Cómo sigue el camino de un payamédico?
- Ahí tenés que empezar a buscar dispositivos en los cuales desempeñarte. Ahora estoy en el hospital Falcón de Del Viso. La realidad es que en Pilar faltan dispositivos, me gustaría que más instituciones se sumen.
- ¿Por qué decidiste arrancar este curso? ¿Qué tiene de especial?
- Estudio Trabajo Social, así que siempre me llamó mucho la atención todo lo relativo a ayudar al otro. Y me parece que con los Payamédicos en particular se genera algo especial, algo mágico. Es una experiencia muy movilizante. Son horas de tu vida que dedicás a regalar algo tan simple y hermoso como una sonrisa a una persona que no está pasando por un buen momento y eso lo considero invaluable.
- ¿Cuál es el objetivo que persiguen?
- Creo que en todo hospital se percibe una energía alterada, y lo que buscamos es modificar eso. Nuestro objetivo es llevar alegría a un lugar que suele estar cargado de tristeza. Con chistes, abrazos, sonrisas y payaseadas queremos cambiarle el día, o al menos unas horas, a chicos y grandes que están pasando momentos complicados y necesitan y merecen poder reírse. Además, una vez que asumís este rol, asumís un compromiso con los pacientes. Cada viernes que nos vamos, queda la esperanza del encuentro próximo.
-¿Hay alguna anécdota o vivencia en particular que te parezca importante resaltar?
- La verdad es que no puedo destacar una vivencia en particular porque todos los días son mágicos. Cada día tiene algo especial y, sinceramente, es más lo que recibís de lo que en definitiva podés dar.
Además de estudiar y dedicar todos los viernes de su vida a regalar sonrisas, Rocío es voluntaria de la fundación Progresar, de Presidente Derqui y es parte de una asociación que recién se está conformando, llamada Inspirar a Vivir. 

El curso
En la página de Facebook "Payamédicos Cursos”, informan sobre los cursos que se llevan a cabo en distintos puntos del país.
En Pilar comenzará el jueves 4 de mayo en el Club Sportivo Pilar. Para informes o inscripción, comunicarse con Agustina Sureda (agussureda@hotmail.com)

3
3
Comentarios Libres