LA COLUMNA DEL PADRE SAYU

Perdonó al asesino de su hija

Perdonó al asesino de su hija

Ayer sábado, la Hna. Regina Mariam fue beatificada en Indore, India. (El Papa Francisco lo había aprobado el 23 de marzo).
Mariam Vattalil nació en Pulluvazhy,  Ernakulam, estado de Kerala, India, el 29 de enero de 1954. Ingresó a la Congregación de las Hermanas Franciscanas Clarisas, cuando se egresó de la Secundaria. Allí asumió el nombre de Rani María (Regina Mariam) y profesó sus votos solemnes en 1980.
Siendo misionera, Hermana Rani María sirvió a varias comunidades pobres de la India.
En 1992, fue trasladada a Indore y trabajó con los pobres, oprimidos y marginados en esa región.
Luchaba contra la servidumbre generada por los prestamistas de dinero. Para ellos, la Hermana era una amenaza para su mafia lucrativa. Contrataron a un sicario llamado Samandhar Singh.
Singh abordó el colectivo en el que ella viajaba a Indore. La Apuñaló 54 veces, a la plena luz del día, en Nacanbore, el 25 de febrero de 1995.
La última palabra de la hermana Rani María fue “Jesús”.
Los prestamistas ya lo habían abandonado y Singh fue detenido, condenado a la pena capital. Sin embargo, su sentencia fue conmutada a cadena perpetua.
Gracias a la pastoral carcelaria, Singh confesó el crimen y se convirtió radicalmente.
Este perdón le dio  una “nueva vida”.
Singh empezó visitar a la Hermana Selmy, la hermana de Rani, también miembro de la misma Congregación.
Ella perdonó a Singh y ató un rakhi, el lazo sagrado, en su mano, lo que significaba, según la costumbre hindú, que “ella aceptaba a Singh como su hermano”.
(Basado en este asombroso acto de perdón, se realizó un documental titulado El corazón de un asesino, que ganó un premio en el Festival Mundial de Cine Interconfesional Harmony en 2013).
Mientras tanto, un sacerdote empezó a preparar a la familia de la Hermana para recibir a Singh.
El arrepentido Singh viajó y se reunió con la madre de Rani y le pidió perdón de rodillas. Ella lo perdonó, lo abrazó  y le dijo: “Tú eres mi hijo, me alegra que hayas venido”.  
Los hermanos también lo perdonaron e hicieron una fiesta para Singh como bienvenido.
Con el abrazo de la madre,  él comienza una nueva vida: ahora promueve la justicia y la solidaridad en la aldea donde vive.
Muerta “por odio a la fe”, la Beata Regina se ha convertido en un hermoso testigo de la Iglesia en la India.
El jueves celebramos la Solemnidad de todos los Santos.
Los Vattalil es una familia cristiana santa y ejemplar. ¿La tuya? Lo que siembran, luego cosechan. ¿Siembras también valores cristianos en los corazones de tus hijos?
 

Comentarios Libres
  1. grafico
    Responder (0)
    Pos. (0) Neg. (0)
    #1
    grafico
  2. Quiere decir que la fe en Dios te ciega y no te deja sentir por tus seres queridos? No entendí, que suelten a todos los asesinos entonces.