En la plaza céntrica

Por la vida, contra las adicciones

El 12 de octubre se realizará en Pilar la primera “Marcha por la vida”, para alertar sobre el peligro de las adicciones. La idea surgió en Entre Ríos. “Hay pibes que se van marchitando”, dijo uno de los organizadores.

Por la vida, contra las adicciones

Marcelo Villavicencio (izq.) convoca a marchar contra las drogas.

Con el objetivo de alertar sobre el peligro de las adicciones, el próximo 12 de octubre, desde las 15, se llevará a cabo por primera vez en Pilar la "Marcha por la vida”, movilización organizada por la ONG Red por la Vida.

La convocatoria es partir de las 13 en la plaza 12 de Octubre, donde se realizarán diversas dinámicas -incluyendo una la radio abierta- hasta las 15, hora de marchar. El accionar es llevado a cabo por un colectivo de organizaciones sociales con el objetivo de trabajar la problemática de las adicciones desde los establecimientos educativos.

La idea es oriunda de Entre Ríos, en donde hace 9 años se realizaron en un colegio actividades similares a las que se realizarán en los próximos días en el distrito. El puntapié se dio debido a una alta tasa de accidentes de tránsito en la región: al investigar las causas, se descubrió que una gran mayoría de las personas accidentadas estaban alcoholizadas o drogadas.

Comprometido

Marcelo Villavicencio, docente y una de las personas involucradas en la organización, indicó a El Diario que la iniciativa es mostrar desde otra perspectiva la problemática de las adicciones: "Hay que enseñarles a los pibes lo que es estar fuera de una adicción, ser felices, que lo entiendan”.

El docente es partidario de darles herramientas a los alumnos y alertar a las familias. Deja bien en claro el hecho de que "la información es la mejor manera de empezar, de visibilizar la problemática”. Pero enfatiza en que dentro de la escuela deben estar las bases para construir y afrontar el tópico en cuestión.

Villavicencio le da un lugar primordial a la escuela, la importancia de su rol y afirma el pensamiento del aula como sitio seguro para los alumnos. "Desde las escuelas públicas deben arremangarse y salir a ayudar a los pibes. Hay pibes que se van marchitando”, afirma.

En cuanto al papel del Estado dijo que el trabajo es arduo y hay que asumir el compromiso. "Desde la dirección de adiciones no llegan a cubrir todas las instituciones educativas. La no intervención por parte de algunos funcionarios demuestra la situación en la que estamos”, agregó.

Por otra parte, afirmó la idea de que el marco social empuja a los adolescentes a eso y las situaciones se hacen mucho más visibles en las zonas marginales, pero asegura que la droga es una cuestión que atraviesa todas las escalas sociales. "Si vamos a una plaza y vemos un chico fumando porro nos acostumbramos a que es normal, a que es parte del paisaje”.

11
1

Valorar esta noticia

62% Satisfacción
25% Esperanza
0% Bronca
0% Tristeza
0% Incertidumbre
12% Indiferencia
Comentarios Libres