entrevista

“No hay que hacer las cosas según lo que quiera el público”

La cantante y formadora de artistas Julieta Rosso apostó a la ópera y formó la primera compañía local. Debutó con éxito en 2016 y se prepara el segundo lanzamiento.

“No hay que hacer las cosas según lo que quiera el público”

 

Por Alejandro Lafourcade

a.lafourcade@pilaradiario.com

 

Dedicarse a lo que uno le gusta. Y si en el lugar que uno vive no están dadas las condiciones, crearlas. Dar el puntapié inicial desde cero, con todo por hacer. Esa fue la actitud de Julieta Rosso al momento de poner en marcha Pilar Lírica, un espacio inédito en el distrito para el desarrollo de la ópera.

Desde dicho espacio se les brinda a los jóvenes artistas la posibilidad de iniciar su camino en la disciplina: integrada por profesionales y amateurs de la música, el arte y el teatro, la compañía es también un ámbito de aprendizaje. Durante 2015, Pilar Lírica produjo dos espectáculos de música de cámara, y el año pasado se lanzaron al ruedo de la ópera con "La serva padrona”, nutriéndose de un equipo netamente pilarense que cosechó aplausos y llenó el siempre difícil Lope de Vega.

"Quien conforma Pilar Lírica es gente que, de una forma u otra, su vida está marcada por su actividad”. Allí hay músicos, vestuaristas, escenógrafos del distrito que encontraron un lugar ideal.

Por estos días, el grupo se prepara para su segunda puesta, "Il campanello”, de Donizetti, una apuesta más ambiciosa ya que incluirá a 16 personas en escena, cuando en noviembre se realice el estreno.

 

-¿En qué momento surgió la inquietud por la ópera?

-Hice un camino transitando diversos aspectos de la vida artística de un cantante, uno de esos aspectos es el lírico. Iba a llegar indefectiblemente a ese punto. No habiendo un espacio para la lírica en Pilar, me era muy difícil desarrollarme en la ciudad. Pero en un momento me decidí a empezar, acompañada por el Laboratorio de Ópera en el área de Cultura, con la gestión anterior. Tomé clases de dirección escénica y luego Pilar Lírica nació como proyecto propio, que al crecer exige que una se tenga que ir perfeccionando.

 

Julieta empezó a cantar en su colegio, en Instituto Madre del Divino Pastor, y sus primeros pasos en el teatro fueron en el taller municipal, con el inolvidable Jorge TitiVillar. Luego cursó el profesorado de Música en el Conservatorio Nacional, y también en el Sindicato Argentino de Músicos, con géneros de música popular. "Siempre participé en espectáculos teatrales, aunque me formaba como músico –recuerda-. El gobierno italiano me dio una beca para perfeccionarme y ahí terminé de empaparme en el tema. Tengo mi veta de cantante pop, pasé por el jazz y el tango…”.

 

-La ópera es una manera de canalizar la música y el teatro…

-Totalmente, la ópera es teatro musical, siento que encontré en esto dónde canalizar mis dos amores, porque si bien yo me casé con la música, siempre tuve de amante al teatro. De hecho también transité la comedia musical con Pepe Cibrián, pero no me encantó como la ópera.

 

-¿Con qué te encontraste al llegar al Laboratorio de Ópera?

-Tuve suerte, porque el grupo se mantuvo tres años. Al preparar el proyecto, la primera parte constó en enseñarles a disfrutar la ópera, apreciar la historia y evolución, aprender a escuchar, los roles… Hasta que en un momento les dije "ahora nos toca a nosotros”, comenzamos a trabajar las voces, incluso a enseñarles italiano. Fue un trabajo progresivo e intenso con un grupo que realmente se puso el proyecto al hombro.

 

Convocatoria

En septiembre del año pasado, "La serva padrona”, primer estreno de Pilar Lírica, debutó en un Lope de Vega que lució colmado, recogiendo buenas críticas de público y periodismo especializado. El distrito tenía su grupo de ópera y el primer examen se había aprobado con holgura.

 

-¿Te sorprendió la respuesta del público con "La serva padrona”?

-Sí, sabía que iba a venir gente porque era algo nuevo y cada uno de la compañía arrastra un grupo de personas, pero para llenarlo no alcanza con los amigos. Igual, en Pilar nunca se sabe, con "Il campanello” espero que nos vaya igual de bien… Es raro el público de Pilar. Aunque no se tienen que hacer las cosas según lo que quiera el público: yo lo hago, y después si viene gente es una circunstancia. Está bueno que vengan porque cuesta mucho dinero producir estas obras. Ojalá pueda volver a llenar para recuperar la inversión, no pretendo hacer dinero con esto, como todos los artistas de Pilar quiero hacer arte. Tenemos el plus de ser la única oferta de ópera en la zona.

 

-¿Cómo ves a la movida cultural de Pilar en la actualidad?

-Está difícil. Por un lado, está bueno que cada vez que no hay un acompañamiento real del Estado los artistas nos autogestionamos y somos más creativos, entonces se generan otros espacios. Estaría buenísimo que se pudieran conjugar las dos cosas: la generación de espacios y el acompañamiento.

 

-Titi decía que, si no se podía usar el teatro, se fueran a sociedades de fomento.

-Exacto, así se abrieron otros espacios. Lo importante es hacer, si es en el teatro bien, o si no en el garaje de tu casa o el galpón de unos amigos.

 

-¿Pilar Lírica dónde funciona?

-En mi casa, ensayamos ahí. El taller está en la casa del vestuarista (el italiano radicado en Pilar Alberto Mammi). Cada uno hace sus cosas en su casa, y después juntamos todo en la mía.

 

-¿Es cierto que cualquiera puede cantar?

-Creo que sí, es algo que se aprende. Cada uno es un mundo, hay mucha gente que cree que es desafinada porque de chica lo era. También está cuánta dedicación quiere ponerle, pero es como hacer gimnasia. No todos pueden ser Pavarotti o María Callas, o llegar a profesionales, pero hacerlo en forma amateur creo que mucha gente puede lograrlo.

 

 


Los Rosso: Hermanados por la música

 

Tres de los cuatro hermanos Rosso son músicos. La única que siguió un camino distinto fue Bárbara, la menor, médica como su papá. Además de Julieta, Federico es guitarrista y actualmente actúa en dupla con la cantante de tangos Cecilia Suárez Paz. Martín, por su parte, está radicado en Bélgica, donde toca el contrabajo en la Filarmónica de Bruselas.

¿A qué se debe tal inclinación? "No tengo muy claro cómo fue eso –reconoce la creadora de Pilar Lírica-. Federico nos abrió el camino a nosotros, porque fue el primero que terminó el colegio y se plantó con mis viejos para decirles que quería dedicarse a la música. Mis padres aceptaron pero lo incitaron a formarse, fueron inteligentes para acompañarnos y guiarnos en ese camino, no nos dejaron en el libertinaje”.

A su vez, agregó que "de mi hermano Martín nadie lo esperaba, siempre fue el más introvertido. Y de mí siempre se esperaba que fuera artista, desde chiquita dije que quería ser actriz y cantante, por eso no los sorprendió para nada”.

No obstante, le cuesta encontrar una razón definitiva: "No sé muy bien de dónde viene… No se escuchaba tanta música en casa, mi mamá de chica escuchaba mucho flamenco, música española, le hubiese gustado ser bailarina. Mis viejos trabajaban, tenían cuatro hijos chicos, todos muy seguidos… No tenían tiempo para escuchar música. Pero con la primera guitarra que nos dieron nos peleábamos para tocarla. Aunque ganaba Federico por ser el más grande”.

Docente tanto de escuela como de su academia personal, Julieta Rosso afirma que "hay que leer eso que le pasa al niño, si tiene una inquietud artística y ver cómo se los puede acompañar. Lo veo en mi academia y en el colegio en el que trabajo, todos los chicos tienen inclinaciones, algo que les gusta hacer”.


 

8
1

Valorar esta noticia

75% Satisfacción
0% Esperanza
0% Bronca
25% Tristeza
0% Incertidumbre
0% Indiferencia
Comentarios Libres
  1. grafico
    CECILIA CAPPELLO | 31/07/2017 | 13:23
    Responder (0)
    Pos. (0) Neg. (0)
    #1
    grafico
  2. JULI TE APLAUDO PORQUE SE DE TU EMPEÑO, DE TU PASIÓN, Y DE TU GRAN TALENTO!!! YA CUANDO ERAMOS CHICAS TE ESCUCHABA EN EL COLEGIO, TAL CUAL LO EXPONE LA NOTA, Y...TU CRECIMIENTO POSTERIOR FUE TAN GRANDE!! PERO SOBRE TODO...TAN GENUINO, TAN FIEL A TU VOCACIÓN Y A TUS CONVICCIONES. TE FELICITO POR ESO. Y AL DIARIO POR DIFUNDIR LOS VERDADEROS VALORES DE NUESTRO PILAR.