Entrevista

“El concepto de buen pilarense se debe trabajar desde el Jardín”

Eduardo Cazenave es experto en procesos educativos. Afirma que no puede haber aprendizaje sin buenos vínculos. Y pide ??ouna autocrítica??? para los colegios.

 

Por Alejandro Lafourcade

a.lafourcade@pilaradiario.com

 

Eduardo Cazenave no recuerda cuándo decidió no ser solamente docente de Filosofía, sino además un inquieto observador de los problemas que atañen a la educación actual. Quizás haya que bucear en el pasado para encontrar a ese nene preguntón que constantemente se planteaba desafíos.

Hoy, es una de las voces autorizadas a la hora de hablar de los procesos educativos, como uno de los iniciadores de la Fundación Proyecto Padres, exrector del colegio San Juan El Precursor (San Isidro), su paso por el Colegio Los Robles, de Pilar, y su actualidad como rector general del Colegio Magno, en Villa Rosa.

-¿Por dónde deberían pasar los ejes de la educación actual?

-Lo primero es el vínculo, no hay educación sin un buen vínculo, tanto en la escuela como en casa. Nadie aprende si no se siente valorado, querido, motivado. El aprendizaje debe ser significativo, profundo y duradero: significativo, es el por qué me importa; profundo, para contrarrestar el "salpicado” de temas de hoy, como los 140 caracteres de Twitter, buscando contextualizar; y duradero, porque lo que aprendo, si me importa, me vincula y profundizo, entonces me queda… El aprendizaje más significativo es aquel que, una vez que lo aprendiste, no te acordás quién te lo enseñó, ya es tuyo.

-¿En estos vínculos cuál sería el papel de la familia?

-El colegio somos todos, no es solo la institución. Los padres son parte fundamental del aprendizaje. Tenemos que repensar cómo queremos vincularnos con los padres. Los colegios tenemos que hacer una autocrítica en este sentido. Quiero lograr que los padres no vayan enojados al colegio a reclamar, si no que estemos resolviendo cosas juntos, resolviendo una vida en la que los cambios se están produciendo cada vez más rápido. Lo que nos está pasando nos interpela al mismo ritmo que nos interpelan nuestros hijos.

Niños country

El docente y directivo tiene experiencia trabajando en Pilar, un distrito con características muy especiales, incluyendo profundas desigualdades que no escapan al plano educativo.

Sobre esto, asegura que el colegio "tiene que ser un factor importante para romper el síndrome del niño country. Tenemos que trabajar mucho más los colegios privados con los públicos. El Polo Educativo hizo mucho para esto”. Y añade: "El concepto de buen ciudadano y buen pilarense se debe trabajar desde el Jardín. Al chico le tiene que importar qué puede hacer por su colegio, su barrio, Pilar, la provincia y el país”.

Cazenave indica que "un adolescente de Capital viaja en colectivo, va al kiosco, al club… Acá los llevan en auto a todas partes”.

Por eso, aconseja "ir al centro de Pilar y mandarlos a comprar algo, soltarlos un poquito. Involucrarlos con las zonas más barriales e incluso más marginales, trabajando más que en las desigualdades, en todo lo que tenemos igual, hablemos de lo que nos une, que es mucho más que lo que nos separa”.

Además, sobre esto opina que en los colegios "el padrinazgo tiene que ser desde una hermandad, no desde un lugar de superioridad por tener más bienes. Ver qué podemos hacer juntos, qué podemos compartir. Resolver entre todos, no hay un genio que tiene todas las respuestas”.

Y asegura que "desde Jardín estamos trabajando este concepto del ciudadano de Pilar. Los colegios cuyos alumnos son en su mayoría de countries tenemos que ayudarlos a tener una mirada abierta, participativa, enseñarles a que miren por la ventilla cuando van del colegio al country, y que no crean que la única realidad es el barrio, el colegio y el shopping. El ciudadano responsable empieza en su casa, su barrio, su ciudad, y está bueno que eso se enseñe desde Sala de 2”.

 

 


"El colegio tiene que ser un factor importante para romper el síndrome del niño country”

"Hoy tenemos que preguntarnos cómo hacer para que cada chico logre ser la mejor versión de sí mismo”

"Hay que rediseñar la escuela, el proceso y el método de evaluación. En eso estamos”

 

 


Desafíos

Cazenave tiene 49 años, dos hijos de 24 y 22, y una hija en camino. "Voy a ser papá a los 50 y estoy feliz –expresa-, viviéndolo con enorme alegría”. El mundo en el que él estudió era distinto al de sus hijos mayores, y lo será aún más cuando la nena que está por nacer entre a las aulas.

-Una de sus premisas de siempre fue dejar que los chicos vivan frustraciones, ¿a qué se refiere?

-Al menos mi generación vivió tomando al error como un horror. Hay que significar al error como una parte natural del proceso de aprendizaje, tenemos que darnos permiso a equivocarnos. Frustrarse es que no te salga bien algo, entonces hay que seguir probando. Para eso hace falta la mirada amorosa y acompañante de papá y mamá, la sonrisa de satisfacción cuando al hijo le sale algo. El nene que aprendió a caminar, antes se cayó un montón de veces. Si pretendo cubrirlo de algodones, tengo un hijo o un alumno débil emocionalmente, no tiene desafíos. Hasta en los Juegos Olímpicos los atletas tienen tres intentos, ¿por qué no en la vida? El deportista erra mucho más de lo que convierte, Messi falló muchos más tiros libres que los que hizo. Es mucho más importante el camino que la llegada.

-¿Qué opina sobre la prueba escrita tradicional?

-Si todas las preguntas que tengo para hacer se contestan con Google, está mal hecha la prueba… Hay que comparar contenidos, pedir puntos de vista, llevar los temas a la actualidad… Con dibujos, ensayos, presentaciones, cualquier método. Una prueba es una foto de un momento determinado, congelado. Se evalúa qué sabía ese día a esa hora, y se repite dentro de tres meses. Es cruel. Lo que yo quiero evaluar es el proceso, cómo fue trabajando y evolucionando desde el día uno hasta el último. Que el resultado sea consecuencia del proceso.


TAREA PARA EL HOGAR...

En los últimos tiempos, comenzaron a escucharse voces en contra de las tareas para el hogar. El motivo de quienes apoyan esta medida radica en la cantidad de horas que pasan los chicos en los colegios, viendo a los deberes caseros como una sobre exigencia de la que se podría prescindir.

Cazenave reconoce que "una cosa que se discute a nivel mundial es cómo hacer para que la tarea vaya a casa como parte del proceso. Pedirle al chico qué opina su papá sobre el tema, o hablar en la mesa de globalización, o del uso del agua… A veces el padre le pregunta al hijo qué hizo en la escuela, y contesta ‘nada’. Claro que hizo algo, pero no fue significativo, entonces es nada. Por más cosas que vea, si no es significativo, es nada.

El chico que se haga preguntas desde los 3 años, de adulto será un profesional que va a hacerse cargo”.

Sobre esto, el docente agrega: "Si el nene tiene 7 u 8 años, la tarea para la casa es un garrón, hay que repensarla. Pero si yo te tengo entusiasmado con un proyecto, te tengo enganchado, si es significativo y te importa, la tarea no deja de ser esfuerzo y aprendizaje, pero pierde la carga de deber ser, de obligación”. Por eso, señala que "en las tareas para el hogar daría consignas para padres, como por ejemplo dejar que los chicos hagan los deberes solos, preguntándoles regularmente si hay algo que no entiendan, para luego anotarlo y transmitirlo al colegio.

Según el actual director del Colegio Magno, "la educación ‘antigua’ daba una serie de saberes que había que tener para ser parte de la sociedad industrial. Hoy tenemos que preguntarnos cómo hacer para que cada chico logre ser la mejor versión de sí mismo, y que además sea protagonista de ese proceso”.



 

Galería de fotos
27
0

Valorar esta noticia

73% Satisfacción
16% Esperanza
0% Bronca
3% Tristeza
6% Incertidumbre
0% Indiferencia
Comentarios Libres
  1. grafico
    Alicia Beatriz Perez | 01/05/2017 | 12:45
    Responder (0)
    Pos. (0) Neg. (0)
    #1
    grafico
  2. Bueno, por fin alguien que reconoce que hay un niño country. No creo que los niños countrys, conozcan Pilar centro ni Pilar distrito, ni tampoco que muchos padres se interesen por ello, incluso, hay docentes que tampoco lo conocen. Cazenave expone, a mi criterio, muchisimas consideraciones valederas, sustanciosas intenciones para planificar hacia un futuro distinto, con miras a pertenecer , pero que no se logrará en tanto y en cuanto la identidad pilarense y el pertenecer, está en las cosas simples que el pueblo lleva en sus tradiciones, usos y costumbres y que dentro del country y del colegio, no alcanzan a ver, a palpar, a vivenciar, salvo algunas excepciones. En cuanto al Polo Educativo, debería acercarse un poquito más a la Escuela Pública porque, puede que allí comience a cambiar algo que hasta ahora no se ha dado, porque su mundo es el privado. Hay que comenzar por casa !!!