En una mochila

Rusia- Vladivostok: Al borde del mundo

Lejos muy lejos de cualquier percepción que pueda hacerse de Rusia, donde ya lo que parecen que las influencias de Moscú no llegan, brilla la ciudad más pujante de Siberia: Vladivostok.

Rusia- Vladivostok: Al borde del mundo

Por Juan Manuel Herrera

 

Situada en el final o el comienzo del famoso recorrido del tren transiberiano que comenté en notas pasadas, su nombre evoca a los Dominios del Este (Vladi = Posesion y Vostok = Este) y es la ruta para transportar mercancías en el Pacifico a China, Corea y Japón. Situada a 9000 kilómetros de Moscú, es considerada una de las ciudades marítimas más bonitas del mundo.

La ciudad tiene 500.000 habitantes y se recuesta sobre las aguas del Pacifico. Fortificada y con gran presencia de flota de la armada se presenta como una urbe con arquitectura sobria y calles amplias. Se puede caminar por el centro en la calle Svetlanskaya donde en la plaza principal que mira al mar se despliega casi todos los mediodías un mercado con frutas, verduras, comidas típicas, panificados y mucho más.

Para viajar te recomiendo el autobús cuya tarifa es 20 rublos y la etiqueta local indica subir en la parada que se pide por la puerta trasera y al bajar hacerlo solo por puerta delantera pagándole al chofer. En el shopping del centro se encuentra la parada principal o ‘’aftanoska’’.

Les recuerdo usar la aplicación mencionada en otras notas: el 2GIS que es una especie de GoogleMaps ruso y ubica en tiempo y espacio mientras se busca el destino sin necesidad de escribir con un teclado cirílico. Importante poder contar con internet en el teléfono, y para eso ir a una casa de telefonía con el pasaporte para poder conseguir un Chip. Mi sugerencia es la empresa MEGAFON.

Sabido todo esto, es hora de las visitas pintorescas: una de ellas es el Museo de la Flota, donde se ven objetos militares de todas las Fuerzas Armadas Rusas especialmente la naval, mientras que también se puede visitar un submarino que ejerció servicios en la Segunda Guerra Mundial. Todo esto en el Paseo de la Costa.

También se puede viajar en un funicular (que se jacta de ser el más empinado del mundo) que cuesta 11 rublos y el recorrido dura 30 segundos para llegar a un mirador que regala preciosas vistas.

Caminar por la peatonal que se decora con fuentes hasta llegar a la costa pacífica y ver partir un buque de guerra sería una de esas postales que van a hacerte sentir aun en los tiempos de la Guerra Fría.

A todo esto, Vladivostok es una de las ciudades más económicas de Rusia: se puede comer en la calle por 100 Rublos alguna opción como Kebabs, Plof (un arroz salteado), y Cheburek que es una empanada frita gigante y al cambio son como unos 50 pesos Argentinos.

Lamentablemente esta ciudad tan amigable para los bolsillos mochileros no será sede mundialista pero sin embargo tiene que estar en tu recorrido por la tierra de los camaradas.

El Hostel Albatross conducido por Arthur es el mejor en el lugar para poder comenzar o terminar la gran experiencia rusa.

Galería de fotos
Comentarios Libres
  1. grafico
    Lobo | 03/02/2018 | 14:07
    Responder (0)
    Pos. (0) Neg. (0)
    #1
    grafico
  2. Y los destinos nacionales?