En una mochila

Astaná, la capital sin alma

Por Juan Manuel Herrera

Astaná, la capital sin alma

Kazajistán, República democrática desde la caída del Muro de Berlín, y quizás el país más desarrollado de Asia Central es uno de los países más grandes del mundo en extensión, y gran parte de su territorio es una estepa que se extiende desde Mongolia al Este y desde Rusia al Norte, la actual Siberia.

 

Su capital, Astaná, donde edificios futurísticos de dudoso gusto tienen su epicentro en la Torre Bayterek, simbolizando el status de Capital, fue mandada hacer por su Presidente Nursultán Nazarbáyev, quién ostenta el mando desde 1990, haciendo administración de su recurso más preciado; el petróleo.

 

Lo curioso de Astaná, sede de embajadas, organizaciones internacionales y centro de los negocios, es que sus habitantes, venidos en su gran mayoría de la antigua capital Almaty, dicen que esta ciudad carece de alma. Y una de las cosas que hace dar cuenta de esto es el edificio neoclásico de la Ópera, que desentona completamente con el resto de las construcciones. De todas maneras aprovechen para ver alguna obra, que cuestan aproximadamente unos 15USD.

 

En el centro las torres sin rostro, luciendo los colores azul y dorado como la bandera de Kazajistán, se multiplican y hacen sentir a uno sólo ante las moles de concreto.

 

Personalmente decidí primero ir a la Torre Bayterek, la obra maestra del presidente y que figura en los nuevos billetes nacionales junto con la cara del prócer más importante; su presidente. Entrar a la Torre cuesta 500 Tengé (25ARS) se sube en ascensor para tener magníficas vistas del centro, y en la cima hay un pedestal con la impresión dorada de la mano del presidente. La leyenda dice que si uno apoya su mano allí y pide un deseo, este ha de cumplirse. Había mucha fila, les quiero decir.

 

Para tener una mejor impresión histórica de los kazajos mi recomendación es visitar el Museo de la República, también en el centro y a pasos del Palacio Presidencial; donde se expone la evolución histórica de este pueblo que nace como nomádico y fue creciendo a medida que luchaban contra la opresión de los zares y los mongoles. Se encuentran allí ropas típicas e instrumentos de cuerda como el Dombra que es una guitarra de dos, si, DOS cuerdas.

 

Para moverte en la ciudad lo más fácil y rápido son los taxis callejeros que para llamarlos sólo debemos sutilmente poner nuestro pulgar hacia el piso cerca del cordón. Lo difícil es la comunicación pues se habla ruso, pero centro es "zentrum” y la tarifa normalmente son 400 o 500 Tengé que son 25 Pesos Argentinos. Una técnica infalible es mostrar el destino en el mapa del celular y hacer el gesto del 4 o 5 con la mano para asegurar la tarifa.

 

Para finalizar decidí relajarme en un Parque en las inmediaciones del Palacio de la Paz y Reconciliación, un edificio piramidal en pos de la tolerancia y entendimiento entre religiones ya que Asia Central es una mezcla de creencias muy importante. Allí uno puede ver el atardecer y cómo la gente se pasea apaciblemente en quizás hoy la capital más rara del Mundo: Astana.

 

Cómo llegar: KLM Donde alojarse: http://www.hostelland.kz/

 

Visado: Argentinos hasta 30 días sin visa.

Galería de fotos
7
11

Valorar esta noticia

35% Satisfacción
0% Esperanza
41% Bronca
0% Tristeza
0% Incertidumbre
23% Indiferencia
Comentarios Libres