SER ESPECTADOR

Charly es surrealista en serio

Por Alejandro Marmo*

Charly es surrealista en serio

La primera vez que asistí a un show de Charly García fue en 1984, con la salida de Piano Bar, en un espectáculo que quedó en la historia. No lo veía en vivo desde 2007, en el Konex, por eso el recital del jueves en el Teatro Coliseo me hizo comparar al Charly actual con el Salvador Dalí de los años ’80, porque se trató de un espectáculo surrealista.
Únicamente Charly puede hacer algo así: el concepto escénico fue brillante, la escenografía, el planteo conceptual... Pero, además, el amor que la gente le tiene trasciende a todo.
Insisto en que Charly es surrealista en serio. De haber nacido en Inglaterra, hubiese sido un músico de alcance mundial, un beatle. 
“La torre de Tesla”, tal como se llamó el concierto, fue algo sobrenatural, porque en ese estado no es normal generar esas sensaciones en la gente. En cuanto a lo netamente musical, su rol ya está destinado más a lo instrumental (se limita a los teclados) que a la voz, pero el planteo fue excelente. Más allá de lo que pueda o no cantar, al tocar jamás erra una nota.
Desde el principio generó una energía increíble, y viéndolo desde lo pictórico, Charly va “pintando” la música, creando imágenes abstractas.
Al verlo me vino a la mente la película “La vie en rose”, sobre la vida de Edith Piaf: puede advertirse en él la melancolía de un artista que ya no es el mismo desde lo físico, pero que al mismo tiempo propone algo poético. Es un Charly distinto al que estábamos acostumbrados a ver, fue –más que un frontman- el armador de una performance sobre su obra.
El repertorio recorrió casi toda su carrera, desde Sui Géneris hasta sus últimos discos, incluyendo los clásicos de siempre. El momento más alto llegó con “Los dinosaurios” y “Demoliendo hoteles”, aunque el público (entre la gente se vio a muchos jóvenes y algunos sobrevivientes de los ’80) estuvo bien arriba en todo momento.
Por momentos pareció que tocaba como si estuviera en su casa, pero pese a eso, Charly García genera una conexión con la gente que trasciende a lo que está haciendo. Eso, además de él, en este país solamente puede lograrlo Diego Maradona. Esa cuestión de estar a pesar de todo, de resucitar… Nadie más puede hacerlo en Argentina.

*Artista plástico, presenció el show del jueves en el Teatro Coliseo.

4
0
Comentarios Libres