Soy mano

Netflix en veinte segundos

POR VÍCTOR KOPRIVSEK

Netflix en veinte segundos
Veinte segundos. Es lo que tarda Netflix en saltar de un capítulo a otro en sus series tan, cómo diría, esperadas. Y comentadas.
Vikingos, Sense 8, House of cards, Daredevil, Breaking bad, Black Mirrow, 100, etc.
Veinte segundos de duda entre ver otro capítulo o, por ejemplo, hacer la comida, irte a laburar o simplemente apagar la tele y dormir.
Veinte segundos que si te quedaste con ganas de saber cómo sigue la cosa, ya arranca el otro capítulo y Zas… cuarenta minutos más de serie.
Veinte segundo para perder, para volver a caer, para dejarte llevar.
Veinte segundos para que otro tome la decisión por vos. Para que te gane el impulso, la inercia. Veinte segundo y la jaula.
Creo que no es un tiempo al azar, que el detalle y la aplicación es implacable, que esos veinte segundos están estudiados, calculados, es más, si prestas atención en tu cabeza cuando termina un capítulo y miras en la parte de abajo que se abre la ventanita del nuevo, ya va por los diez segundos y al momento de reaccionar entre seguir mirando o abandonar, como diría el gran "Diego”, la tenés adentro.
Y que no te pase, por ahí, de tener un día libre porque clavas temporada seguro. Diez, doce capítulos como agua.
Decisiones y tiempos se encuentran en la cabeza para determinar movimientos y acciones concretas, cosas de la vida que después quedan.
Mientras tanto, el barrio sacude su osadía. Se cruza en el medio de las tecnologías con sus nuevas costumbres.
Mientras tanto, nosotros andamos resistiendo las viejas manías entre amigas y amigos, entre nosotros, los de siempre.
Es grato para mí contarles en esta columna del "Soy mano”, que el domingo 14 de mayo presentaré mi último libro "Inventar un viento” en la 43ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.
Será en una sala con capacidad para casi 200 personas a las 19.30 y es un honor invitarlos queridos lectores, a este evento de características extraordinarias para este humilde autor local.
Llevaré la bandera de mi querido Derqui, así como también de toda la cultura del Partido de Pilar, cultura llena de protagonistas y sentimientos, al predio de la Rural de Palermo.
Y con dignidad y emoción compartiré esos poemas que desgranan las cosas del barrio. Y llegaré con rostros y gente querida y todo eso que soy hecho de ustedes.
Veinte años, veinte segundos, veinte vidas, veinte tanto.

9
0
Comentarios Libres