María Victoria Gussoni

La pastelera de los famosos

Descubrió su amor por la pastelería mientras estudiaba cocina. Hoy, su emprendimiento, Dulcemente Feliz, sigue sumando golosos que la eligen para endulzar días.

La pastelera de los famosos

Lourdes Sánchez, fan Nº 1 de las toras de Mavi.

“Soy una persona inquieta, observadora, perfeccionista y, por sobre todo, detallista”. Así se define María Victoria Gussoni (28), contadora y pastelera. Pero, a pesar de su amor por los números, fue su pasión por la gastronomía lo que la llevó a ser una de las elegidas por los famosos.
Hoy, aunque continúa trabajando en el estudio contable de su familia, divide sus horas entre sus amigos, su pareja, las clases en la escuela del Gato Dumas y su propio catering, Dulcemente Feliz, con el que sigue dando pasos agigantados. Así, esta todo terreno, que también se dedica a la actuación, es la muestra fiel de que con actitud y ganas, no hay imposibles.

-¿Cómo empezaste en el mundo de la pastelería?
- La pastelería empezó a ser parte de mi vida cuando arranqué a estudiar la carrera de Profesional Gastronómico. Recuerdo que uno de mis profesores me decía “Victoria, vos como cocinera y contadora vas a ser muy buena pastelera”; esto me lo decía porque hacía las recetas exactamente igual a como me las daban, no me animaba a jugar e iba con la balanza bajo el brazo, como todo pastelero. Y así fue: a medida que pasaron los años me fui dando cuenta de que era una apasionada de la pastelería, así que una vez que terminé de estudiar cocina, decidí perfeccionarme en esa área y terminé recibiéndome de Maitre Patissier.

-¿Qué te motivó a arrancar tu propio negocio?
- Fueron mis amigos y familia los que me motivaron. Arranqué mientras estudiaba pastelería francesa y sin ellos que me empujaron a lanzarme y perder el miedo, seguramente no lo hubiese hecho.

-Tu carrera gastronómica te dio una posibilidad de crecimiento que, quizás, no se les da a muchos. ¿Cómo fue esta evolución?
- La verdad es que a mí me sirvieron mucho las redes sociales. Arranqué con una fan page en Facebook, impulsada por amigos que me decían que tenía que vender mis tortas. Siempre cuento esta anécdota: el mismo día que creé la cuenta de Facebook me contactó una chica y me encargó una torta, yo pensé que era una broma porque una persona que no me conocía me estaba haciendo un pedido a los cinco minutos de abrir la cuenta, pero no, ¡era un pedido real! Con el paso del tiempo, hice una cuenta de Instagram que me permitió llegar a otro público y de una manera distinta. Al ser una plataforma más visual, es más fácil tentar a potenciales clientes. Al principio me costó, pero poco a poco y dedicándole tiempo, pude ir creciendo.

-Además tuviste la suerte de que algunos famosos te encarguen productos, lo cual es una buena herramienta de marketing.
- Sí, eso fue algo muy llamativo para mí. Si bien venía trabajando con gente conocida en el medio, la que me permitió llegar a más seguidores fue Lourdes Sánchez quien, después de conocerme, siguió confiándome sus momentos de dulzura. Ella, al tener muchos seguidores, no solo hizo que me contacte más gente, sino que me contacten otras personas de la farándula, a quienes tuve y sigo teniendo la posibilidad de hacerles tortas y mesas dulces para sus eventos.

-¿Qué otras oportunidades de trabajar con gente conocida tuviste?
- Fui invitada varias veces al programa de Guido Kaczka y también estuve en el ciclo de Lourdes (“El Universo de Lourdes”). También trabajé para Hernán Piquín, el Chato Prada, Federico Hoppe, Celeste Muriega, la familia Cherri, la familia Ruggeri, para Sofía Anró y una productora de canal Nickelodeon, entre otros.  

-Se vienen las Fiestas, y qué mejor que el consejo de una experta. ¿Qué te parece que no puede faltar en la mesa dulce?
- Lo más importante en las fiestas es la familia. Si se logra juntar una mesa con los que uno más quiere, no va a faltar nada. Pero, como soy cocinera, por supuesto que si caigo con las manos vacías me matan (risas9. En la mesa dulce hay que ir a lo clásico, un buen pan dulce, si es con pasta de almendras muchísimo mejor, con una copita para brindar. Eso nunca falla. 

El lado B
Esta multifacética pilarense tiene un costado actoral imposible de ocultar. Comenzó con la actuación con la idea de “bajar un cambio”, entre tantas actividades diarias. “Empecé con mi amiga Vane Caldara, que es profe de teatro en IntegrArte, y después fui convocada por Hernán Deluca para ser parte de Rozza Orzuzza, donde pude aprender y conocer mucho más sobre el teatro. Ahí me encontré con compañeros, a los que hoy considero amigos, a los cuales quiero y admiro mucho”.
Victoria participó en algunas publicidades de televisión y tuvo “el honor” de compartir escenario con Lito Cruz, Oscar Alegre y Carolina Papaleo, lo que definió como “una experiencia enriquecedora de la cual no me voy a olvidar”. Aunque este año debió dejar de lado esta afición por sus compromisos laborales, espera poder organizar sus tiempos y actividades para, el año que viene, volver a pisar los escenarios.


 

Comentarios Libres