Vecinos amenazados reclamaron seguridad

Denuncian que en la madrugada del 1º de enero, fueron agredidos por otro grupo del barrio. Hubo al menos 10 lesionados. Hoy a la tarde, se movilizaron a la comisaría para pedir protección a la policía.

POLICIALES | 


Una decena de vecinos del barrio San José, de Villa Rosa,  se manifestaron en la Comisaría 6ª de esa localidad para reclamar seguridad a la policía. Fue luego que, durante la madrugada del 1º de enero, miembros de una familia vecina hirieran a por lo menos una decena de personas durante los festejos. Además, recibieron amenazas de muerte y de incendio.

Los vecinos fueron atendidos por el comisario Rafael Maidana, que les tomó declaración formal a todos los vecinos autoconvocados, para elevar la causa a la Fiscalía.

Los hechos se produjeron cerca de las 6 de la mañana del 1º de enero, cuando los festejos por Año Nuevo fueron interrumpidos por un grupo de vecinos, conformado aproximadamente por 15 jóvenes entre 14 y 22 años, que irrumpieron en la vivienda de la calle Ballerini, casi Saavedra Lamas, y comenzaron a hacer destrozos.

Expulsados de la fiesta, los disturbios continuaron en la vía pública. Según los afectados, los agresores tenían armas de fuego y cuchillos que le habían robado a la dueña de casa. También, se armaron con  botellas de vidrio previamente partidas contra el cordón de la vereda. Según los testimonios, los daños continuaron hacia los autos que estaban estacionados cerca y a los transeúntes que pasaban.

Lejos de la tranquilidad, los vecinos cuentan que empezaron a acudir más familiares de los chicos e incluso los propios padres con el mismo fin: agredir.

Fue entonces cuando un vecino lindero, que recién se despertaba, alarmado por la presencia de las armas, se involucró para separar. Como consecuencia, recibió cortes en su rostro, cuello y brazos.

Ante la ausencia de una ambulancia, fue llevado por particulares a la salita de Villa Rosa y, posteriormente, derivado al Hospital Sanguinetti de Pilar.

Mientras tanto, el grupo se dispersaba por las calles. El destino: la casa de la vecina que los expulsó de la fiesta. Allí, se reiteraron las amenazas. En el relato detallan que rompieron una ventana, derribaron un portón y volvieron a arrojar botellas contra el frente. Parte de la familia que habita la casa resultó herida, sumando a una decena  el número de damnificados con cortes y golpes.

“No vamos a dejar de andar en la calle”, comentó la vecina que expulsó a los menores de la fiesta.

Los agresores amenazaron a la familia (cuya identidad se mantiene en reserva) con prender fuego esa propiedad o el comercio que poseen.

Al otro día, los agresores celebraron en Facebook la hazaña.

Más Noticias