La Universidad Austral “le dio luz” a comunidades guaraníes

A fines de diciembre, dos profesores y un alumno viajaron a Misiones para instalar paneles solares. Más de 100 habitantes de las aldeas, ahora podrán tener acceso a la electricidad.

LAPANCHA | 


Entre el 25 y el 31 de diciembre los profesores Bernardo De Elía y Hernán San Martín y el alumno de Ingeniería, Jaime Chevallier, todos ellos de la Universidad Austral, partieron desde Pilar rumbo al Municipio de San Pedro, en Misiones, con un único objetivo: darle luz a tres comunidades guaraníes de la zona.

Así, llevaron a cabo trabajos de reparación, mantenimiento y ampliación de equipos solares preexistentes de años anteriores en las aldeas Ysapy Poty, Yaboty Mirí y Arroyo Isla, utilizando materiales donados, por primera vez, por alumnos de la Facultad de Ingeniería. A partir de las instalaciones realizadas, los habitantes de las tres comunidades podrán tener luz de noche, como así también, tendrán la posibilidad de cargar equipos eléctricos.

“No solo reemplazamos luces LED rotas y cableado clandestino que no era seguro para los miembros de las aldeas, sino que, además, ampliamos la red de iluminación en una de las comunidades y reemplazamos baterías viejas”, explicó De Elía. “Los desafíos de esta instalación fueron grandes e inesperados. Se llegó con el cable justo para reemplazar el viejo y la lluvia volvió doblemente desafiante el trabajo eléctrico”, agregó el profesor.

Con estos trabajos, se espera poder mejorarles la calidad de vida a más de 100 personas, que son las que actualmente habitan las tres aldeas.

En primera persona

Por su parte, el menor de los que inició la travesía, expresó: “El proyecto que nos plantearon los docentes me pareció excelente desde el momento en el que lo propusieron, y el viaje no solo una gran oportunidad para conocer otra cultura, sino para seguir aprendieron de personas como Hernán (San Martín) y Bernardo (De Elía)”. Asimismo, el joven resaltó que “me fascinan las energías alternativas porque son el futuro”.

Con respecto a lo que le dejó esta experiencia, Chevallier destacó su sorpresa por la situación de aislamiento que viven las tres comunidades que visitaron. “Solo se puede acceder a ellas siguiendo las huellas del camino que están en muy mal estado. Además, no cuentan con medicina ni ayuda médica de ningún tipo y están incomunicados ante cualquier eventualidad”, apuntó.

En este sentido, subrayó que “la energía solar se convierte en la alternativa más conveniente porque significa un alargamiento del día productivo para los guaraníes”.

Pasado, presente y futuro

Desde 2015, la Biblioteca Palabras del Alma, que funciona en Peruzzotti, organiza un viaje a Misiones para ayudar a distintas comunidades guaraníes que allí residen. En cada una de las aldeas que visitaron, tanto Jaime como sus dos profesores pudieron ver un edificio de la biblioteca, cuya función primordial es la educación bilingüe español – guaraní. “La educación debe ser la base de su crecimiento y la iluminación de estas bibliotecas facilita mucho esta misión”, realzó Chevallier, que espera volver a Misiones el año que viene para continuar con el proyecto.

 

 

Más Noticias