Tribuna del lector



LOCALES | 


Mi formación es a favor de la vida

Por Sebastián Neuspiller*
 

Después de haberle dedicado gran parte de mi vida y formación a la obstetricia y la esterilidad, puedo decir con orgullo que estoy a favor de la vida; sabiendo y entendiendo que el aborto se puede analizar desde diferentes puntos de vista: religiosos, culturales y sobretodo a través de experiencias personales vividas.

No es lo mismo la mirada u opinión de aquellos padres que tuvieron una planificación familiar, que la que puede tener aquella madre de un fruto gestado por una violación a los 15 años.
Todavía recuerdo cuando en una de mis primeras guardias recibí el primer Síndrome de Mondor. Era una niña de apenas 15 años, que al otro día terminó falleciendo.
La primera pregunta que nos tenemos que hacer como sociedad es: despenalizar el aborto, ¿es estar a favor o en contra del aborto? Y seguido deberíamos preguntarnos: al despenalizarlo, ¿vamos a aumentar la tasa de aborto?

La realidad es que hoy en día una mujer que tiene decidido realizar un aborto lo termina haciendo de una u otra forma; la diferencia es con qué recursos cuenta esa mujer para realizar esa práctica. Eso es lo que define si será un profesional o alguna persona sin la formación, la capacidad ni la infraestructura necesaria para hacerlo. Y en este último caso es donde la mujer corre mayor riesgo.

Bajo este punto de vista, poner en debate la despenalización del aborto es una medida que beneficiaría a las mujeres de menores recursos.
Otro punto crucial de este análisis es definir cuándo poder abortar y cuándo no. Para ello es necesario generar protocolos claros y concisos donde el aborto no sea utilizado como un método anticonceptivo, sino
como herramienta de último recurso en casos específicos y estudiados por un comité de expertos.

Creo que es importantísimo poner un tema tan delicado en la agenda del debate social y legislativo; pero personalmente también creo que deberíamos poner previamente en debate tener una ley de educación reproductiva, donde trabajemos profundamente con el idioma de nuestros jóvenes, para lograr tener una planificación familiar donde todos los bebés por nacer en la Argentina sean buscados y deseados. Y así
formados, vamos a estar todos a favor de la vida.

 

*Médico especialista en ginecología, obstetricia y fertilidad - M.N. 112.729.

 

 

Más Noticias