El tercer implicado en el asesinato de Leo, a un instituto

Participó del crimen del chico, en 2015. El menor no cumplió con los requisitos para su libertad condicional. Pero la defensa apeló el fallo, por lo que aún no se efectivizó el traslado.

POLICIALES | 


La muerte de Leonardo Peralta, que tenía 13 años cuando en 2015 fue asesinado a golpes por una patota de adolescentes, conmovió a la sociedad. A casi tres años del hecho, dos de los acusados, que ahora tienen 19 años, se encuentran en un hogar de contención de la ciudad de Dolores, ubicada a 200 kilómetros de la Capital Federal.
Mientras tanto, el tercer implicado, que al momento del asesinato tenía 14, se encuentra en libertad condicional tras haber estado internado en un centro de contención. Pero Nelson, padre de Leo Peralta, le solicitó a la fiscal de Responsabilidad Penal Juvenil, Paula Romeo, que pida que al adolescente lo reingresen a un hogar, tras reunir una serie de pruebas que demostrarían que “no cumplió con los requerimientos prestablecidos”. 
El 30 de diciembre del año pasado, hace menos de una semana, se resolvió que el menor involucrado vuelva a la institución en la cual estaba internado. No obstante, en diálogo con El Diario, Romeo explicó que tal decisión “ha sido apelada por la defensa por lo que aún no se efectivizó”.
Por su parte, el padre de Leo se mostró satisfecho con la resolución, aunque no ocultó su dolor: “No podía andar por la calle sin que mis vecinos me contaran que lo veían a este chico dando vueltas por ahí”, explicó. Cabe destacar que dentro de los requisitos que debía cumplir para continuar bajo “arresto domiciliario” se encontraban ir solo una vez al mes hacia Pilar, no utilizar redes sociales ni ir a fiestas.
No solo volvió en más de una ocasión a Pilar y utilizaba a diario su cuenta de Facebook, sino que fue el propio primo de la víctima quien se lo cruzó en una fiesta de 15, de acuerdo a lo que contó Laura, allegada a la familia Peralta. 
La situación de los otros dos imputados continúa de la misma manera: a pesar de que ambos ya cumplieron la mayoría de edad, seguirán internados en un centro cerrado de la ciudad de Dolores.
Más allá de que a mediados de diciembre del año pasado el Tribunal de Responsabilidad Penal Juvenil Nº1 de San Isidro les aplicó la pena de 10 años por “homicidio simple”, para favorecer su reinserción social se determinó que continuaran en la institución en la cual residen hace ya dos años.
“Mientras tengan buena conducta van a seguir en este centro, aunque es probable que con el tiempo los pasen al Centro de Recepción y Detención de Menores de Virrey del Pino y luego al Servicio Penitenciario porque no creo que puedan permanecer en un instituto de menores con más de 24 años”, explicó la fiscal, que aclaró que “eso se decidirá en audiencias y por parte del juez”. 


El caso
El 18 de abril de 2015, Leonardo Peralta (13) se dirigía a una iglesia evangélica de Villa Verde junto a su primo cuando fueron atacados por una patota de adolescentes, sin razón aparente. Tras la golpiza, el niño terminó inconsciente y falleció a las pocas horas en el Hospital Sanguinetti.

Más Noticias