Sillas especiales hasta los 10 años: entre la aceptación y las quejas

Ahora, es obligatorio el uso de métodos de seguridad para los chicos. En Pilar, las opiniones están divididas. Precios y comodidad, los principales motivos de rechazo.

INFORMACION-GENERAL | 


Las últimas modificaciones a la Ley Nacional de Tránsito incluyeron un punto que ha generado debate: el uso obligatorio en menores de 10 años de sistemas de retención infantil, es decir, las sillas especiales en sus diversas formas.
La medida ha provocado adhesiones pero también reclamos, debido a que en nuestro país no hay organismos que homologuen la calidad de estos dispositivos. Asimismo, los altos precios (pueden llegar a costar $15 mil) son otro condicionante.
En Pilar, los lectores de El Diario se han expresado al respecto y se han recogido elogios y reclamos.
“A ver quién le cambia el chip a los padres irresponsables que llevan a los chicos adelante sueltos, a los que hacen pool en las escuelas... Cuando mueren los chicos buscan culpables y hacen juicios, pero jamás previenen”, expresó Eva González.
Sebastián Ventura afirmó estar de acuerdo “en todo lo que mejore la seguridad y esté probado, y no sea un curro para hacer multas”.
En la vereda de los que apoyan la medida, Lala Cattaneo expresó que “a mis hijos les enseñé que deben viajar en la butaca. Hace 4 años las compré, y de seguro al que le compré hizo negocio, no creo que trabaje por amor al arte. Yo elijo cuidar a mis hijos”.
Por su parte, Andrés Coimbra indicó que “la medida está bien”, pero “no hasta esa edad, tengo a mi hija de 8 años y ocupa su espacio en el medio, con su cinturón de seguridad. Si pusiera una silla o butaca no entrarían los dos hermanos. La seguridad la hacemos entre todos”.

Rechazo
Entre los que no están de acuerdo con la modificación de la ley, los motivos más usuales fueron los altos precios y la dificultad de colocar más de dos sillas en un asiento trasero.
“Es totalmente ridículo, un negociado –opinó Andrea-. Que un bebé vaya en una butaca estoy de acuerdo. Pero un nene de 3 a 10 años puede perfectamente ir en el asiento trasero con cinturón de seguridad. Como siempre, quieren implementar cosas para hacer negocios. Estas sillas son muy costosas”.
A su vez, Fernando Caffarino observó que “tienen que ser homologadas, ¿Quién regulará la venta? ¿Cómo sabremos sin son las que corresponde, quien se hará rico con las ventas?”.
Maru Ríos es madre de dos hijos, “uno de 7 años que usa booster (sin respaldo) y la bebé de casi 3 meses en el huevito... ¿Cómo hace la gente que tiene tres pibes con las sillas? No se puede...no tiene lógica lo que piden”.
Sobre esta cuestión Yesica Nogueroles expresó: “Si tenés tres hijos necesitás una combi para meter tres sillas de esas. Hay chicos de 10 años que son muy grandes, deberían aclarar peso y altura”, algo que figura en la normativa de CABA (1,50m es el parámetro) pero no en la nacional.
La polémica recién comienza. Si bien la medida apunta a mejorar la seguridad vial, sólo el tiempo marcará cuál es el grado de aceptación –y cumplimiento- que tendrá en la ciudadanía. l


1,50
metros es lo mínimo que debe medir un niño para no necesitar una silla especial en la Ciudad de Buenos Aires.


 

Más Noticias