Sicario pilarense responsable de una muerte en Río Gallegos

Vicente Maillo fue asesinado a puñaladas, paralizando a la ciudad donde vivía con su esposa, sus dos hijastros y su suegra, culpables de gestar el homicidio. El autor material es un sicario pilarense de 22 años contratado por la familia.

POLICIALES | 


El 16 de noviembre, el empresario Vicente Maillo, dueño de dos bazares y muy querido por los vecinos, fue asesinado dentro de su cama de cuatro puñaladas en una supuesta entradera, hipótesis que fue rápidamente descartada, y reemplazada por la familia, culpables de planear y contratar un sicario para ejecutar el plan que terminó con su vida. El sicario fue detenido mientras caminaba por las calles del Barrio Solares del Norte, en la localidad de Luis Lagomarsino.

La esposa, Claudia Susana Reina (54), sus dos hijastros José Maximiliano (34) y Luis Gabriel (23), a los que dio su apellido, y su suegra, María del Carmen Espiritoso (83) conforman el grupo familiar acusado de planear el asesinato de Maillo, luego de enterarse que el empresario había decidido repartir en vida una suma de $17 millones, que había heredado de sus padres y de su hermano Ernesto.

Durante la madrugada del 16 de noviembre, Maillo fue sorprendido en su cama, y asesinado por un sicario que vivía en Pilar y viajó hasta Río Gallegos para cometer el crimen.

Antes de que se hiciera responsable a toda la familia, la suegra del empresario se adjudicó el hecho, pero las cámaras de seguridad muestran una persona en la puerta de la casa esperando para entrar y terminar con la vida de la víctima, lo que descalifica la versión de la anciana.

Según se detalla en la causa, la suegra dopó a Maillo en la cena que hizo el 15 de noviembre, ocultando Alplax en los huevos rellenos que le sirvió, razón por la cual el empresario no pudo dar pelea cuando llegó el momento del asesinato.

El sicario, identificado como Cristian, fue contactado por Luis, el menor de los hijastros y el encargado de llevarlo hasta Río Gallegos. Según fuentes cercanas, el hijastro y el sicario recorrieron la distancia de 2.500 km en un Audi A4.

El responsable de cometer el crimen recibió una recompensa de $200 mil, dinero que utilizó para comprarse un Fiat Uno modelo 92 y una moto. Aunque al momento de la detención, el homicida ya se había quedado sin dinero. Los padres pensaban que Cristian había logrado comprarse todo gracias a un trabajo de albañilería que estaba haciendo.

El sicario fue detenido mientras caminaba por las calles del Barrio Solares del Norte, en la localidad de Luis Lagomarsino, Pilar.

Como si esto fuera poco, más personajes se suman a la historia. Según las fuentes, Luis, quien hoy se encuentra preso por ser el responsable de manejar el Audi para llevar al sicario a Río Gallegos, había venido a Buenos Aires a terminar sus estudios en la facultad. Ahí fue cuando conoció a una joven y comenzó una relación amorosa con la que en un futuro sería el nexo entre él y el sicario, con quien mantenía una relación paralela.

Más Noticias