A pesar de las promesas, las inversiones no llegaron al Belgrano Norte

En febrero anunciaron que se desembolsarían 3.530 millones de pesos. Siete meses después, el ministerio de Transporte de la Nación dijo que invertiría 280 millones de pesos en todo el ramal. Pero un informe reveló que sigue siendo el "tren olvidado".

INFORMACION-GENERAL | 


Hacia febrero de este año, el gobierno Nacional salió a anunciar un plan de obras integral para el Ferrocarril Belgrano Norte que incluía la apertura de una nueva estación en el kilómetro 46 de Panamericana; la inversión para la puesta en marcha de un plan de obras por 3.530 millones de pesos planea (o planeaba) desarrollarse en siete años, para recambio de vías, mejoras en estaciones, señalamiento y recuperación de material rodante.

Siete meses después, en septiembre, Nicolás Ducoté prometió que la denominada Estación Panamericana del Ferrocarril Belgrano Norte, comenzaría a funcionar antes del 31 de diciembre. Fue el desarrollador Mateo Corvo Dolcet el que la construyó, que terminó preso por lavado de dinero del narcotráfico.

En ese momento, el jefe comunal señaló que los cambios de rieles y altura de andenes no se realizarían e indicó que “las mejoras verdaderas llegarán con la electrificación”, aunque ese trabajo no tiene fecha concreta de realización.

En este caso, el ministerio de Transporte había anunciado que desembolsaría 280 millones de pesos en todo el ramal. Llegó diciembre, pero lo que al parecer no llegaron fueron las mejoras prometidas. Es que, de acuerdo a lo que reveló un informe publicado en los últimos días, el tren Belgrano Norte, sigue siendo el “olvidado”, no solo por las pésimas condiciones de andenes y formaciones, sino por su impuntualidad y la inseguridad a la cual se ven sometidos los 2 millones de usuarios mensuales que utilizan su servicio.

En 2016, en el Belgrano Norte hubo 42 muertes, 8 de ellas por suicidio y 34 accidentales. De hecho, hace un mes, tomó reconocimiento público el caso de Brenda Biggiati, la joven estudiante de medicina que cayó a las vías a la altura de la estación Don Torcuato después de que le robaron el celular. Aunque por fortuna ya se encuentra fuera de peligro, estuvo más de dos semanas en terapia intensiva.

Lamentablemente la inseguridad para los que deben utilizar el Belgrano Norte, que une Pilar con Retiro, para ir a trabajar es moneda corriente. Y es que, claro, las puertas son manuales y en muchos casos los coches de las formaciones circulan con las puertas abiertas. Según una estadística de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT), en un año 653 pasajeros sufrieron golpes o caídas del tren.

Ahora, desde Transporte proyectan obras por $2300 millones recién para fin de 2018: planean mejorar los accesos y hacer nuevos andenes, refugios y boleterías. En el caso de las puertas automáticas en los coches empezaría también a partir del año próximo. 

“En ninguna de las inversiones que se dieron después de la tragedia de Once, estuvo incluido el Belgrano Norte”, expuso el informe publicado por el diario Clarín. Ahora las promesas arribaron pero parecen haberse quedado solo en eso. Basta tomar el tren para comprobarlo.

50

Años es el promedio de antigüedad de las 16 formaciones del Tren Belgrano Norte.

 

 

Más Noticias