Murió el otro delincuente que asaltó una ferretería

Tenía 46 años y vivía en Los Polvorines. El dueño del local se defendió a tiros y falleció tras casi 20 días de agonía. Su cómplice había sido abatido en el lugar.

POLICIALES | 


Un delincuente de 46 años de edad falleció después de casi 20 días de agonía al ser baleado por el dueño de una ferretería ubicada en la colectora de Panamericana, a la cual junto con un cómplice intentaron asaltar el 11 de enero último. Ese mismo día, otro ladrón, de 31 años, murió al ser alcanzado por una de las balas del propietario.
Esta nueva víctima fue identificada por la policía como Mario Torres, quien tenía domicilio en la localidad de Los Polvorines, Malvinas Argentinas. Luego se ser baleado fue trasladado al Hospital Sanguinetti de Pilar, al igual que su cómplice, también recibió un disparo en la cabeza con orificio de entrada y sin salida.
Tras permanecer 20 días en coma farmacológico y con respiración asistida, el deceso se produjo pasadas las 21 del martes 30 a raíz de una insuficiencia cardíaca.

Mediodía sangriento
El intento de asalto ocurrió cerca de las 12.45 del 11 de enero último en una ferretería que se especializa en la venta de maquinaria industrial, ubicada en el kilómetro 40 de la colectora de Panamericana, mano a provincia.
Dentro del comercio se encontraba su dueño, identificado por la justicia como Carlos Cambón (56), y un empleado cuando ingresaron dos hombres que el día anterior habían concurrido a pedir un presupuesto por unas máquinas para lavar autos, dijeron los informantes.
Según las fuentes, los supuestos clientes fueron atendidos por el empleado, quien el día anterior les había entregado un presupuesto escrito a mano. En momentos en que el empleado se alejó del mostrador hacia la parte posterior del local donde está depositada la mercadería, los presuntos clientes extrajeron sendas armas de fuego y comenzaron a exigir a los gritos la entrega de “las máquinas”.
Las fuentes señalaron que ante esa situación, Cambón, quien se encontraba en una especie de oficina apartada del mostrador y cerca del depósito, vio a los delincuentes armados, tomó una pistola .25 propiedad de su hijo y se resistió al asalto.
Al parecer, el comerciante efectuó un primer disparo que impactó en la cabeza de uno de los delincuentes, ante lo cual, el cómplice le tiró pero sin herirlo, por lo que Cambón lo baleó también en la cabeza, indicaron los voceros.
Los peritos de Policía Científica creen que, en total, el comerciante efectuó cuatro tiros: los que impactaron en los asaltantes, un tercero que dio en la vidriera del frente del local y un cuarto que no se localizó, aunque sí se hallaron todas esas vainas. 

Libre
Tras el hecho, el ferretero entregó su pistola y dio su versión de los hechos ante la titular de la Unidad Funcional de Instrucción Nº 3, María Inés Domínguez, quien no dispuso su aprehensión por considerar que actuó en su “legítima defensa”.
 

Más Noticias