“Muchos docentes están subidos a un caballo que ya murió hace rato”

Lucrecia Prat Gay es especialista en la aplicación de las neurociencias en el aula. Disertando en Pilar, habló de cambios necesarios. “En este mundo hay estrés crónico”, afirmó.

SOCIEDAD | 


“Hace 19 años que hablo del cerebro, en ese momento no había nada editado en el país, y hoy la neurociencia llegó a todos. No hay excusas para no subirse a esta revolución”, afirma Lucrecia Prat Gay, docente que autodenomina neurosicoeducadora.

En una conferencia organizada por el Colegio Solar del Pilar y el Jardín Nubecitas, la experta se refirió a los cambios necesarios para lograr que alumnos, padres y docentes mantengan sus cerebros activados.

“Muchos docentes están subidos arriba de un caballo que ya murió hace rato, hay que bajarse de ese caballo y aceptar a la neurociencia”, expresó refiriéndose a aquellos métodos que cada día quedan un poco más obsoletos. Pero, ¿cómo romper el molde? Prat Gay propuso, por ejemplo, “empezar la clase mostrando imágenes, o bien pasar música clásica o barroca en los recreos o exámenes. Está demostrado que baja el estado de ansiedad”.

Directora de Inglés y cofundadora del Colegio Río de la Plata Sur, en Berazategui (donde aplica el modelo de enseñanza compatible con el cerebro), la mujer da charlas en el país y el exterior, en las que afirma que hoy en día el conocimiento del cerebro es fundamental.

 

Sentir, pensar

“Prácticamente todo puede aprenderse a distancia, desde una pantalla. Hoy el contenido está en tutoriales de Youtube”, expresó Prat Gay ante los casi 100 docentes de todo el distrito que participaron de la jornada. Por eso, remarcó que es necesario utilizar a los contenidos “como vehículo para llegar a otras cosas: desarrollar habilidades emocionales, pensamiento crítico, cómo usar la web y demás”.

El siglo XIX fue industrial y el XX fue el de la información, “con un sistema educativo que preparaba obreros que pudieran trabajar en las fábricas. En cambio, este es el siglo de los emprendedores –afirmó-. Se necesitan personas que aporten valor, un liderazgo sano, por eso hay ayudarlos (a los alumnos) a descubrir para qué sirven. Hay que generar roles de liderazgo”.

Para esto, consideró fundamental “aprender a demorar la gratificación, por ejemplo lo logran aquellos que se quedan estudiando en lugar de salir con sus amigos”.

Por otra parte, la neurosicoeducadora comentó que “tenemos un cerebro preparado para el mundo natural, es casi el mismo que tenían los sapiens sapiens (antecedente del hombre de hoy) en la sabana africana. Pero, en cambio, nosotros estamos inmersos en un mundo artificial. Nuestras reacciones ante el estrés son las mismas que las de nuestros ancestros: ataque, huida o parálisis. En este mundo hay estrés crónico”.

En este sentido, subrayó la necesidad de “nivelar los estados emocionales, cada uno tiene un día distinto, de eso dependerá el estado de ánimo. Al contrario de lo que pensaba Descartes, primero sentimos y después pensamos”.

 

El número

80% de los contenidos que se aprenden en una clase se olvidan a las 2 horas, según la experta.

Más Noticias