El hombre y el agua

por Graciela Labale

CULTURA | 


A las penurias de la vida cotidiana, como pueden ser: acarrear baldes para la higiene personal o de la casa, poner el despertador a las 2 am, desvelo mediante, para ver si carga el tanque y así poder ducharse o convencerse que hay que seguir bañándose “tachito en mano”, ir a lavar ropa a la casa del afortunado que no tiene agua corriente, sólo puede enfrentárselas con poesía. Obviamente temática.
“Si el hombre es un gesto el agua es la historia./ Si es hombre es un sueño el agua es su rumbo. / Si el hombre es un pueblo el agua es el mundo. / Si el hombre es recuerdo el agua es memoria./ Si el hombre es un niño el agua es París. / Si el hombre la pisa el agua salpica.
Cuidándola como cuida ella de ti. / Brinca, moja, vuela, lava, / agua que vienes y vas. / Río, espuma, lluvia, niebla,
nube, fuente, hielo, mar. / Agua barro en el camino, agua que esculpes paisajes, / agua que mueves molinos. / ¡Ay agua! Que me da sed nombrarte,  / agua que le puedes al fuego, / agua que agujerea la piedra, agua que estás en los cielos como en la tierra. (Joan Manuel Serrat)”
Y si no tenemos agua en pleno siglo XXI, en una ciudad de un país donde abunda el agua dulce, ¿qué hacemos además de quejarnos en las redes sociales o en conversaciones de vereda? 
Unirnos al otro, al vecino, al de al lado, al del otro barrio, al solidario que aunque no le falte se suma y hacer una queja colectiva firme, ante quien corresponda, llámese empresa, en este caso Sudamericana de Aguas, autoridades de los distintos poderes del Estado municipal, mayormente ausentes en estas cuestiones, medios de comunicación y si hace falta hasta palomas mensajeras. Visibilizar de todas las formas posibles un asunto que no es menor teniendo en cuenta que pagamos altas tarifas por un servicio deficiente, inexistente, con el agravante de las altas temperaturas de verano. En definitiva luchar por un derecho humano primordial.
“Por la lucha, / nuestra lucha / gente al fin que vive. / Por nosotros / la esperanza / vos y yo con todos. / Salgo por allí / Para encontrarte en cada esquina, / salgo por el pan
que hará crecer hijos en flor, / por vos y por mí. (Hamlet Lima Quintana). 

Más Noticias