Con el folklore en la sangre

David Martínez (27) empezó a bailar en 1998 y no paró. Estudió en la Universidad Nacional del Arte y hoy da clases en escuelas públicas y privadas. Además, dirige el ballet folklórico Nuestra Tierra de Villa Rosa desde 2007.

LAPANCHA | 


“La música folklórica representa mi vida”, comienza diciendo David Martínez, un joven de 27 años que en 1998 descubrió que el baile era su motor y desde aquel momento no paró. Después de estudiar la licenciatura en Folklore con una mención en Danzas y Tango en la Universidad Nacional del Arte, su presente lo encuentra como profesor de Tango y Folklore en un taller de la dirección de Cultura de Pilar, así como también al frente de clases de Danza en escuelas públicas y privadas.

Además, a pesar de su corta edad, desde 2007 cumple el rol de Director del ballet folklórico “Nuestra Tierra”, de la localidad de Villa Rosa.

-¿Cómo fueron tus primeros pasos en la danza?

En el mundo del baile comencé en 1998, cuando viajé a Cosquín con mis padres. Apenas vuelto de ese viaje me di cuenta que quería aprender nuestros bailes y hoy por hoy sigo con eso.

-¿Qué representa para vos la música popular? Sobre todo el folklore.

La música folklórica representa mi vida. Escucho todo el tiempo folklore, es mi pasión y día a día intento inculcarle a mi hijo el amor por esta música.

-¿Tenés algún referente?

Una de mis primeras profesoras, Yuli Errandonea en Pilar y hoy por hoy mi profesora Vanesa Mauro, directora del ballet La Gauchada.

-¿Notás que cada vez son más los que deciden volcarse por volver a las raíces del baile popular?

Sí, y creo que es fundamental que nuestras raíces no se pierdan, que nuestro arte autóctono viva por siempre. Por suerte muchos jóvenes aman, viven y difunden nuestras danzas y eso va a hacer que nunca dejen de existir. De cualquier modo veo que los medios no ayudan mucho en la difusión de lo nuestro.

-Los que sí están teniendo cada vez más presente la importancia de cuidar la tradición son las escuelas y clubes de barrio.

Es cierto, y creo que es un paso importantísimo. Lo veo en los colegios, que cada vez son más los que optan por tener en su currícula la materia Folklore o Danza, y eso es fundamental. No se trata de volver a las viejas costumbres, sino de enseñarles lo que es el folklore hoy, que conozcan una peña o que puedan disfrutar de un festival.

Igual, me parece que nos queda mucho por avanzar. La televisión, la radio o las redes sociales, en algún punto logran lavarle la cabeza a la gente. Hay muchos que saben qué es Halloween pero no están al tanto de qué se celebra el 10 de noviembre. Creo que con campañas masivas, todos podrían estar mucho más al tanto de que hace a la cultura argentina.

 

 


 

 

Más Noticias