Familias de Estado: en Pilar dicen que son “la excepción”

Desde el Municipio hacen un recuento de los parientes de funcionarios contratados en distintas áreas. Pero adelantan que, por el momento, no los harán renunciar. Los casos más resonantes.

POLITICA | 


Todo empezó con un audio de Whatsapp en el que el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, destrataba a una empleada que, para colmo, había sido contratada en negro. A eso, siguió el hecho de que el funcionario tenía a buena parte de sus familiares en cargos relevantes dentro del Estado. Resultado: un decreto y una catarata de renuncias de hijos, hermanos y conyugues que ocupaban lugares relevantes en el Estado. Primero en Nación y, luego, en la Provincia.
Pero esta vez, el gobierno de Pilar no parece entusiasmado por sumarse a la ola. Si bien hay funcionarios que tienen familiares dentro de la administración pública, desde el Municipio confirmaron que, al menos en principio, no habrá ningún decreto que prohíba la designación de pariente.
“En Pilar estuvimos analizando esa situación desde antes y, en realidad, la presencia de familiares de los miembros del gabinete es una excepción”, explicó a El Diario un funcionario con acceso directo al intendente Nicolás Ducoté.
De hecho, enumeró que de las ocho secretarías (contando la Jefatura de Gabinete) que quedaron tras la reforma del organigrama presentada en diciembre, solo una tiene un familiar en el gobierno. Se trata de Ezequiel Abuelafia, director general de tecnología de la Información y Gobierno Electrónico, esposo de la secretaria de Economía y Hacienda, Cecilia Cabrera.
“En el caso de Ezequiel, tiene 20 años de experiencia en la materia, incluso en el Estado”, justificó el funcionario.

Parejas
Otro matrimonio del gobierno es el conformado por Guillermo Lindoso y Sandra Cabrera. Él era secretario de Desarrollo Económico y su cartera fue degradada al rango de subsecretaría. Ella fue ascendida: pasó de coordinadora de relaciones con el Poder Judicial a Subsecretaria de la Asesoría General de Gobierno. Hoy tienen el mismo rango.
Otro caso es el de la Directora General de Deportes, Florencia Donatti. En diciembre, Ducoté nombró a su esposo, Ramiro Giménez, también como Director General, en este caso, de Inclusión. 
El subsecretario de Participación Ciudadana, Gabriel Lagomarsino, también pensó en la familia. El actual director de Presupuesto Participativo, Marcelo Guzmán, es su primo hermano. Es, además, hermano del consejero escolar de Cambiemos Pablo Guzmán. El funcionario asegura que tiene currículum suficiente para haberse ganado el lugar.
Otras parejas ya no comparten gabinete. Es el caso del secretario de Obras Públicas, Guillermo Iglesias, que durante el año pasado fue par de su esposa, la ex secretaria de Educación, Marcela Campagnoli, actual diputada nacional.
Sin despidos a la vista, al menos el momento, desde el Ejecutivo anuncian, sin embargo, que habrá una suerte de censo de familiares dentro del gobierno. 


El dato
Desde el gobierno anuncian que analizarán cuántos funcionarios de rango inferior tienen parientes en el Estado Municipal.

Más Noticias