Coppel abrió sus puertas

La firma de capitales mexicanos funciona donde estaba emplazada la "galería rosa". Tiene 60 empleados e invirtió unos $26 millones.

ECONOMIA | 


En la mañana de hoy, la sucursal Pilar de las tiendas Coppel abrió sus puertas. Luego de varias idas y vueltas (incluso en un momento se especuló con una posible retirada), se inauguró oficialmente la sucursal número 23 en el país de la firma de capitales mexicanos, que en la ciudad funcionará donde estuvo ubicada durante décadas la llamada “galería rosa”, en la esquina de San Martín e Hipólito Yrigoyen.

Allí trabajarán 60 empleados (entre tienda y créditos), a partir de una inversión de alrededor de 26 millones de pesos. Ayer, día de la apertura, la sucursal comenzó a trabajar luego del acto protocolar y el ágape, mientras los primeros clientes aguardaban pacientes en la vereda.

César Ceballos, gerente de zona, afirmó que “desde nuestro primer día de operación en la ciudad hemos encontrado una excelente aceptación por parte del público. Esto nos ha permitido llegar a los 15.682 créditos aprobados, y ya contamos con 7.911 clientes activos que ya han usado su tarjeta”.

Asimismo, los empleados han sido seleccionados con el apoyo de la Oficina de Empleos del Municipio. “Todo lo que ven acá fue hecho por jóvenes que han sido capacitados por nosotros. Esto es parte de nuestra identidad”, indicó el gerente, agregando: “El trabajo que viene ahora es mucho más desafiante, y es lograr ser la tienda favorita de nuestros clientes, haciéndolos sentir a gusto, contentos de visitarnos. Así serán nuestros clientes y amigos durante toda la vida”.

Por su parte, el intendente Nicolás Ducoté pidió “que entre todos estemos orgullosos del crecimiento de nuestra comunidad. Estoy seguro de que esta inversión de Coppel será muy beneficiosa”.

Y añadió: “Vamos a seguir trabajando para que todo el centro de Pilar recupere más presencia de vecinos que vienen a satisfacer sus necesidades en la zona del casco tradicional. Tenemos que lograr que la zona de la plaza y su entorno reviva en serio, con propuestas de calidad”.

Un momento emotivo se vivió cuando se nombró madrina del local a Estela Marconcini, quien recordó que “aquí funcionaba la panadería ‘El molino’, que era de mis abuelos, y también fue mi casa. Cuando luego se vendió y se transformó en la galería, también fui una asidua concurrente. Espero hacerlo con Coppel”.

 

Camino

El desembarco de Coppel no fue fácil y supuso un camino de dos años hasta la apertura de la sucursal. En medio, hubo reticencias por el cambio sufrido por uno de los edificios más queridos del centro, así como vaivenes económicos que incluso provocaron que los inversores pusieran en venta el lugar.

Sobre esto, César Ceballos indicó que “ahora las cosas están mucho más favorables”, añadiendo que se eligió Pilar “porque es un mercado que nos interesaba, teníamos muchos clientes de la ciudad que compraban en otras tiendas. Ya tenemos 15 mil créditos aprobados, un número histórico para la compañía”.

El gerente de zona de Coppel explicó que “al no poder tener operativa una unidad de tanto valor, el inversor piensa en no tener ese capital. Pero por suerte esperamos y vimos en Pilar una zona muy favorable para nosotros”.

Más Noticias