Comerciantes se sienten afectados por los food trucks

Pese a las promesas del gobierno ante SCIPA, los puestos de comida continúan en la plaza. Locales gastronómicos sostienen que afectan sus ventas y que son competencia desleal.

POLITICA | 


Pasó otro fin de semana con la presencia de los carritos de comidas en la plaza 12 de Octubre. Si bien desde la Municipalidad del Pilar habían anunciado trasladarlos hacia la periferia de la ciudad, la realidad es que hasta el momento todo siguió igual.
Desde la Sociedad de Comerciantes, Industriales, Propietarios y Afines (SCIPA) habían calificado como negativa la presencia de los llamados food trucks y elevaron el pedido al Municipio, quien luego del reclamo había anunciado que “serán reubicados en forma coordinada en sectores a designar que no comprometan al tránsito vehicular del centro comercial, previa reglamentación de la registración de los mismos”. Pero el gobierno no cumplió su palabra y en SCIPA siguen viendo cómo los carritos siguen su camino.
Ahora bien, ¿qué opinan los comerciantes del rubro gastronómico? Rubén Rodríguez Bernal es propietario de Republic, un restorán ubicado en la peatonal Rivadavia. Fue rotundo a la hora de calificar como “pésima” la situación con los carritos. El hombre fue el único que se acercó a dialogar con autoridades de la Municipalidad. Primero, según contó, se comunicó con las oficinas de la Subsecretaría de Desarrollo Económico que lo derivaron a la Dirección de Turismo, mentora de la idea de los food trucks. Desde la entidad municipal, argumentaron que el fin era atraer gente y generar mayor movimiento en el centro de Pilar. La respuesta de Rodriguez Bernal fue que trajeran espectáculos, que no afectan a ningún comerciante. “No le tengo miedo a la competencia, pero las cosas tienen que ser parejas y justas”, sintetizó.
Por su parte, Vanina Fernández, encargada de La Brújula (heladería y restorán ubicado en la esquina de Rivadavia y Lorenzo López) sostuvo que desde que aparecieron los carritos se vieron afectados y que bajó mucho el ingreso de clientes. “Nada que ver al año pasado, para esta fecha se trabajaba muy bien”, analizó.
El encargado del bar Lions (ubicado en la esquina de Lorenzo López y Bolívar) expresó que los fines de semana se sienten perjudicados con la presencia de los food trucks, ya que comercializan los mismos productos.
Distinta fue la opinión de Jorge Bobadilla, encargado de Parada 627 (ubicado en San Martín entre Bolivar e Hipólito Yrigoyen), que no se sintió afectado por la presencia de los puestos. Señaló dos aspectos; el primero, ya tiene su clientela fija; el otro, posee precios más competitivos que los carritos.
Otro que no se sintió perjudicado comercialmente es Eduardo Dattola, dueño de El Colonial (ubicado en Lorenzo López y Belgrano), aunque en su caso señaló que “me parece una falta de respecto al gastronómico, aunque no me afecte”. Un aspecto que destacó es la falta de estacionamiento para sus clientes. 

Más Noticias