Brutal asalto en el cementerio de Derqui

Claudia Geraldes fue a visitar la tumba de su madre. Dos delincuentes la golpearon y cortaron con un vidrio. Reclama seguridad en el predio.

POLICIALES | 


La vista de una mujer a la tumba de su madre se convirtió en una pesadilla, cuando dos sujetos asaltaron y atacaron brutalmente, golpeándola con una piedra e incluso produciéndole cortes con un vidrio.

El hecho sucedió en la tarde del jueves, cuando Claudia Geraldes fue al cementerio de Presidente Derqui (localidad en la que vive) para visitar la tumba de su madre, a cinco años de su fallecimiento. Los restos descansan en una parcela ubicada en los fondos del predio, tras una arboleda.

La mujer había ido en auto, dejándolo estacionado a pocos metros, en una calle interna. En un principio, a pocos metros de ella trabajaban sepultureros, pero cuando ellos se alejaron sucedió lo peor: “Estaba arrodillada, cuando de golpe me empujaron desde atrás –relató Claudia a El Diario-. Era dos chicos jóvenes, con gorra y remeras oscuras”.

La víctima relató que “me sacaron las llaves del auto y lo revisaron, pero no encontraron nada. Yo me había olvidado el celular en casa, y me quedaban $300 tras haberle comprado flores a mi mamá”.

A pesar de que la vecina no representaba ningún peligro ni pensaba oponer resistencia, ambos ejercieron una violencia inusitada. “El que revisó el auto me pegó con un cascote en la sien, y el otro rompió un florero y empezó a cortarme…Tengo heridas en las manos, la cabeza y el pecho”.

En ese momento, el panorama en esa zona del cementerio era desolador, sin nadie a la redonda que pudiera notar el calvario que estaba sufriendo la mujer. “El que me cortaba me decía ‘no te degüello porque te vas a morir desangrada y acá no te va a encontrar nadie’, mientras yo les suplicaba, porque tengo una nietita”.

Desamparada

Finalmente, los delincuentes huyeron dejándola malherida. Como pudo, Geraldes llegó hasta donde estaban los empleados del cementerio, quienes la contuvieron hasta la llegada de la policía. Luego, en una ambulancia fue llevada al Hospital Sanguinetti. Aún siente mareos por el golpe que recibió en la sien.

Aún conmocionada por lo sucedido, señaló que su caso “no es el único, por lo que me han contado. Ya hubo más robos en el cementerio de Derqui”. Por eso, reclamó mayor seguridad en el predio.

Mientras tanto, no sabe qué hará la próxima vez que intente visitar los restos de su madre: “Es un cementerio –expresa-, se supone que es un lugar en el que hay que tener tranquilidad. Ya no voy a volver sola, pero tampoco quiero estar molestando a alguien para que me acompañe”.

 

Más Noticias