Baja tensión y cortes de luz: un problema sin solución en Manzanares

Vecinos de la localidad manifestaron su bronca en la puerta de Edenor. El barrio Luchetti lleva dos días sin luz y en Santa Rita la energía no alcanza para encender los electrodomésticos.

INFORMACION-GENERAL | 


Vecinos de Manzanares se manifestaron esta mañana frente a la puerta de Edenor (Chacabuco 412) para reclamar mejoras en el suministro de energía eléctrica. Hartos del servicio deficiente y luego de varios días sin luz, frentistas del barrio Luchetti coincidieron con sus pares del barrio Santa Rita, que reclamaban por la constante baja tensión que se registra en la zona. "Nos encontramos en la puerta de Edenor sin pensarlo. Todos vinimos a reclamar algo. La gente del barrio Luchetti de Manzanares está sin luz hace un par de días. Yo vivo en el barrio Santa Rita y no tenemos tensión”, manifestó Oscar, una de las personas damnificadas que se acercó a Edenor para manifestar su indignación y exigir una respuesta.

Estos dos barrios de la localidad pilarense vienen lidiando y reclamando por cortes o problemas de tensión desde hace varios días. En las últimas horas, al recibir las facturas de luz con valores que superaron los mil pesos, los vecinos decidieron hacerse oír en la puerta de la empresa prestataria. Llegaron de forma espontánea y se vivieron minutos se tensión por un entredicho con el personal de seguridad. La situación no pasó a mayores y, una vez calmados los ánimos, fueron recibidos por el gerente del área comercial. "Después del revuelo nos atendió el gerente comercial, con buena predisposición, pero no tiene mucho para hacer en lo técnico ni en la factura. Habló con el área técnica y tomó nota de los reclamos. Prometió que se harían cargo, pero el problema es que somos la última cuadra de la línea del transformador. Están para facturar y no para invertir”, se quejó Oscar, en diálogo con el programa Código Plaza.

El oyente de FM Plaza aseguró que la baja tensión es un problema crónico en el barrio Santa Rita, pero describió que la situación se volvió insostenible a partir del último tarifazo. "Antes pagaba 90 pesos y ahora vinieron más de mil. No se puede pagar esa suma por un servicio que nunca anduvo bien. Tengo el microondas de florero porque no hay tensión para hacerlo funcionar y tuve que desenchufar la heladera porque no arrancaba, se puede fundir”, graficó Oscar.

Más Noticias